EN LA FIESTA DE SAN CAYETANO

Poli pidió que el aborto "no oculte el verdadero problema: la pobreza"

El arzobispo de Buenos Aires advirtió que "casi la tercera parte de la población nacional sigue esperando".
Comparte


En la tradicional festividad de San Cayetano, patrono del pan y del trabajo, el cardenal Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, volvió a pronunciarse contra la legalización del aborto y reiteró que esta práctica "es un drama". Al tiempo que abogó para que “este debate no oculte ni postergue ocuparse del verdadero problema argentino: la pobreza". 

Desde el santuario de Liniers, durante la tradicional misa del patrono del trabajo, el purpurado instó a observar el real problema social y pidió "que este debate no oculte ni postergue ocuparse del verdadero problema argentino: los pobres. Los que hoy ocupan casi la tercera parte de la población nacional, siguen esperando”, aseveró.  

Monseñor Poli también les pidió a los senadores "que no interrumpan la tradición de legislar para el bien común", a horas de que se vote en la Cámara alta el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. Mientras a San Cayetano le pidió que "dé una mano en defensa de la vida por nacer".

"El aborto pone a los indefensos en un camino sin salida, excluidos de la legítima defensa, sin juicio ni proceso. Solo les corresponderá el deber de aceptar morir, sin más. Detrás de la incomprensible palabra 'interrupción' no hay nada más", sostuvo el arzobispo porteño.

"Los cristianos elevamos la palabra de los que no pueden hablar en defensa de las dos vidas. El aborto siempre será un drama y, lejos de ser una solución, con él empieza un camino difícil de llevar en la vida", continuó.

Los fieles que se acercaron a Liniers escucharon en silencio y algunos, conmovidos, rompieron en llanto.

Sobre el final de su discurso, Poli se dirigió directamente los senadores que el miércoles votarán el proyecto de legalización del aborto que ya consiguió la media sanción en Diputados: "Elevamos nuestra oración para que los miembros del Senado no interrumpan la tradición de legislar para el bien común. En la Nación hay lugar para todos. Nadie sobra. Que la defensa de la vida por nacer se concrete en gestos".

Fuente: VR y Clarín