el grupo coral activo más antiguo del mundo

Por irregularidades, investigan al coro de la Capilla Sixtina

El Vaticano estudia los movimientos de la institución por presunto lavado y fraude con las ganancias de los conciertos. Involucra al jefe administrativo y al director musical, un fraile designado por Benedicto en 2010 y confirmado por Francisco.
Comparte

 
El Vaticano está investigando una sospecha de irregularidades financieras en el Coro de la Capilla Sixtina, una institución papal creada hace más de 500 años por Sixto IV.

En un comunicado hecho público el jueves, la Santa Sede confirmó una información de prensa según la cual el Papa Francisco ha autorizado “una investigación sobre aspectos económico-administrativos” de la institución, y que esa indagatoria se encuentra “en marcha”.

El periódico La Stampa reveló que el director administrativo y el musical del coro están bajo sospecha de lavado de dinero, fraude agravado y malversación.

Los dos responsables, Michelangelo Nardella y monseñor Massimo Palombella, desviaron al parecer ganancias de los conciertos para sus gastos personales, señala el diario.

“La investigación aún está en curso, las responsabilidades todavía no han sido aclaradas. Parece, sin embargo, que en el origen de todo se encuentra la creación de una cuenta sobre la cual podían operar tanto Nardella como Palombella, y por la cual se hacían pasar sumas de dinero provenientes de los conciertos efectuados en la Capilla Sixtina, que luego eran usados para cubrir gastos personales. De los primeros resultados de la investigación, aparecería como más grave la situación del director administrativo”, señaló Andrea Tornielli en Vatican Insider.

El diario agregó que, junto a la investigación de la magistratura vaticana, se dio inicio a otra causa interna conducida por otro investigador, en la que se analizan denuncias de pa- dres de chicos cantores “por algún exceso verbal de parte del maestro de la Sixtina”, escribió Tornielli.

Monseñor Palombella, un salesiano, fue nombrado como director del Coro de la Sixtina en octubre de 2010 por el Papa Benedetto XVI y fue confirmado tres años más tarde por el pontífice actual.

El Coro de la Capilla Sixtina fue creado en 1471 y se considera el grupo coral más antiguo del mundo actualmente en actividad. Está formado por 20 cantantes adultos y 35 niños de entre 9 y 13 años.

Su creador fue Sixto IV, miembro de la influyente familia Della Rovere (que dio más tarde otro Papa, Julio II) y un franciscano que, desde su llegada a la Silla de Pedro en 1471 hasta su muerte en 1484, combinó su perfil de pontífice político en sus combates a los Medici de Florencia con su notable defensa de las artes.

Como uno de los principales artífices del Renacimiento, Sixto IV Della Rovere fue el Papa que llevó a un equipo de artistas para trabajar en la Capilla Sixtina, que le debe su nombre. Entre ellos, se encuentra lo más excelso de la pintura de entonces, con Miguel Angel Buonarrotti, Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio, y Pietro Perugino.

El intento de crear una capilla semejante, la más grande de todas las que existen hoy en el Vaticano, cumplía un doble propósito: político, por un lado, como intento de dotar a Roma de un aparato arquitectónico que pudiese rivalizar con el entonces ascendente poder del imperio Otomano, cabeza del Islam y rival de la Iglesia cristiana. Teológico-político, del otro, porque el Papa quería construir en el corazón de Roma un edificio con las mismas dimensiones del Templo de Jerusalén destruido por el ejército romano en el 70 d.C., con la idea de reproducir la alianza de Dios con un pueblo elegido, tal como había sido encarnada por Moisés. La creación del Coro de la Capilla, el mismo año de su llegada al trono, en 1471, responde al mismo espíritu.

Los historiadores, en general, han subrayado el papel de patrocinador cívico de Sixto IV en Roma. En la inscripción dedicatoria en el fresco por Melozzo da Forlí en el Palacio Vaticano se lee: “Le diste a tu ciudad templos, calles, plazas, fortificaciones, puentes y restauraste el Aqua Vergine hasta el Trevi...”

La Capilla Sixtina fue construida junto con el Puente Sixtino, el primero desde la antigüedad que cruzaba el Tíber, que permitía una mejor integración del Vaticano con el corazón de la antigua Roma.

Todo formó parte de un plan urbanístico mayor cumplido durante su papado y que comenzó a conferir a Roma la impronta que tiene hoy, concluida en sus grandes trazos durante la era barroca en el 1600.


Fuente: Clarín