El elegido está en plena sintonía con el Papa

Preocupa al Gobierno el nuevo presidente de la Pastoral Social

Teme que el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones, conocido por su estilo frontal, se convierta en un crítico de la gestión del gobierno y apoye a la CGT en su rechazo a la reforma laboral que promueve la Casa Rosada.
Comparte

La designación del obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones, al frente de la estratégica comisión episcopal de Pastoral Social provocó malestar en las áreas del Gobierno que llevan la relación con la Iglesia, y encendió una alarma de cara al proyecto de reforma laboral en debate.

Cerca del presidente celebraron el martes la designación del obispo de San Isidro, Oscar Ojea, con un perfil conciliador, al frente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), y mascullaron el nombramiento de Lugones, que les abre un frente al que atender, siendo que su comisión fija la posición de la Iglesia en lo económico, lo político y lo social, y que su estilo pastoral se caracteriza por la abierta confrontación.

Lugones, de 65 años, se formó en la Compañía de Jesús, al igual que el Papa. En 1999 se convirtió en obispo de Orán (Salta), una de las zonas más postergadas del norte, y en 2008 fue trasladado a Lomas de Zamora, una diócesis compleja por su extensión y la coexistencia de sectores pudientes con otros postergados.

En materia social, el prelado mantiene desde hace años una postura inclaudicable en la defensa del hábitat y del medioambiente, la inclusión de los jóvenes al mercado laboral y su cercanía a organizaciones sociales y sindicatos. Asiduamente habla de un "encuentro interinstitucional" para atacar la pobreza con "una política de integración" del marginado.

En 2014, Lugones publicó el libro Una tierra habitable para todos, donde llamó a defender el medioambiente y denunció la contaminación en la que incurren algunas actividades. Su libro inspiró al Papa en su encíclica Laudato si, que denuncia las disfunciones de la economía y la "cultura del descarte".

En junio del año pasado, el prelado lomense sostuvo que la pobreza se había agudizado en el Conurbano y que los comedores y merenderos "no daban abasto". También dijo que la inseguridad no podía combatirse "con más chalecos, motos y policías". Por todo ello, en palabras de un mediador entre Iglesia y gobierno, Lugones "contesta un orden liberal, excluyente, que cree que el mercado puede resolverlo todo".

Lugones también se pronunció sobre la desaparición de Santiago Maldonado. Con un aditivo especial: nació en 25 de Mayo, al igual que el tatuador hallado sin vida el 17 de octubre pasado. A un mes de su desaparición, llamó a no resignarse y reclamó "respuestas coherentes de los responsables".

Tal como prevé su función, Lugones iniciará una ronda de conversaciones con sindicatos, empresas y funcionarios para evaluar los alcances de la reforma laboral, que la CGT rechaza en general, aunque mantiene un canal de diálogo. Será entonces momento de él para entrar en escena. Su perfil, su historial y su pensamiento hacen pensar que abrazará la causa del gremialismo.


Fuente: El Cronista Comercial