Miércoles 19.12.2018

advertencia en el primer lunes de adviento

"Que la Navidad no pase a ser una fiesta mundana", pide el Papa

Francisco recuerda que "no ha nacido el árbol; ha nacido Jesús", e invita a estar alertas contra la tentación a ocuparse de las cosas materiales. Esto sucede "cuando la fiesta deja de ser contemplación y el Señor permanece allí, olvidado", afirmó.
Comparte

El tiempo de Adviento tiene tres dimensiones: pasado, presente y futuro, explicó el Papa Francisco. En su homilía del primer lunes de diciembre, el Papa recordó que este tiempo – que comenzó precisamente ayer, primer domingo de Adviento –  es propicio “para purificar el espíritu, para hacer crecer la fe con esta purificación”.

El punto de partida de la reflexión del pontífice fue el Evangelio del día, que narra el encuentro en Cafarnaúm entre Jesús y un centurión, que pide ayuda para su siervo, paralizado en la cama.

Francisco precisó que puede suceder también hoy que nos acostumbremos a la fe, olvidando “su vivacidad”. En el sentido de que “cuando estamos acostumbrados  – reafirmó – perdemos esa fuerza de la fe, esa novedad de la fe que siempre se renueva”.

El Papa Bergoglio subrayó que la primera dimensión del Adviento es el pasado, “la purificación de la memoria”. De ahí que haya afirmado: “Recordar bien que no ha nacido el árbol de Navidad”, que ciertamente es un lindo “signo”, pero recordar que “ha nacido Jesucristo”.

“Ha nacido el Señor, ha nacido el Redentor que ha venido a salvarnos. Sí, la fiesta… nosotros siempre corremos peligro, tendremos siempre en nosotros la tentación de mundanizar la Navidad, mundanizarla… cuando la fiesta deja de ser contemplación – una bella fiesta de familia con Jesús en el centro – y comienza a ser fiesta mundana: hacer las compras, los regalos y esto y aquello… y el Señor permanece allí, olvidado. También en nuestra vida: sí, ha nacido, en Belén, pero… Y el Adviento es para purificar la memoria de aquel tiempo pasado, de aquella dimensión”, afirmó.

Además, el Adviento sirve para “purificar la esperanza”, para prepararse “al encuentro definitivo con el Señor”.

“Porque aquel Señor que ha venido, ¡volverá! Y volverá para preguntarnos: ¿Cómo fue tu vida?. Será un encuentro personal. Nosotros, el encuentro personal con el Señor, hoy, lo tendremos en la Eucaristía y no podemos tener un encuentro así, personal, con la Navidad de hace dos mil años: tenemos la memoria de aquello. Pero cuando Él vuelva, tendremos aquel encuentro personal. Es purificar la esperanza.”

Por último, el Papa Francisco invitó a todos a cultivar la dimensión cotidiana de la fe, no obstante las preocupaciones y los tantos trabajos excesivos, custodiando la propia “casa interior”. Sí, porque en efecto, nuestro Dios, es el “Dios de las sorpresas” y los cristianos deberían vislumbrar cada día los signos del Padre Celestial, lo que nos dice hoy.

“Y la tercera dimensión es más cotidiana: purificar la vigilancia. Vigilancia y oración son dos palabras para el Adviento; porque el Señor que se ha encarnado en la Historia en Belén; vendrá, al final del mundo y también al final de la vida de cada uno de nosotros. Pero viene cada día, en cada momento, en nuestro corazón, con la inspiración del Espíritu Santo”, concluyó.


Fuente: Vatican Media