Miércoles 14.11.2018

PARA LA CONFERENCIA DE PERIODISTA CONOCIDO

Salta: Repudio de la Iglesia por la quita del crucifijo en la Legislatura

"Me molestó la falta de hombría de los diputados”, dijo el arzobispo local, Mario Cargnello, en una homilía en la catedral y aseveró: “¿Representan a la gente de Salta?, creo que no”. Rechazó que Salta sea una provincia “retrógrada porque cree”.
Comparte

Luego de que se instalara en la sociedad salteña el debate por la quita momentánea del crucifijo de la Legislatura ante el pedido del periodista Horacio Verbistky, monseñor Mario Antonio Cargnello sumó sus críticas a las ampliamente difundidas del padre Oscar Ossola y llamó a reaccionar de otra manera.

“No puedo callar una cosa dolorosa: vino un periodista conocido y en la Legislatura sacaron el crucifijo que preside nada menos que el aula donde debaten la layes de la provincia senadores y diputados. Sacaron el crucifijo por decisión de él. Cuando yo voy a una casa, respeto lo que una casa me da. Más allá del dolor porque saquen una imagen de Jesús -que no ofende a nadie, eso lo dice incluso la jurisprudencia internacional- pero cuando voy a una casa y pido que saquen un cuadro, me retiro por educación", expresó con dureza durante la homilía en la catedral de Salta.

Pero apuntó más que nada su crítica a los legisladores que así lo permitieron: “Me molestó la falta de hombría de los diputados que lo habían invitado. ¿Nos representó a la gente de Salta? Creo que no. Por favor dejemos de reaccionar estúpidamente con toda esta agresión que en estos días se suma una tras a otra, haciéndonos creer que Salta es una provincia retrógrada porque cree, si la fe ha sido siempre el impulso del progreso”, manifestó.

"No reaccionemos así, aprendamos a defender la dignidad de un pueblo que por ser creyente es un pueblo de pie y por ser creyente sabe recibir con elegancia a la gente, pero espera ser tratado de la misma manera".

Según informó la Cámara de Diputados de la Provincia la remoción se llevó a cabo a pedido de la Cooperativa Coyuyo, y fue restituido en su lugar al día siguiente.

Fuente: arzobispado de Salta