mendoza

Un bebe hijo de Testigos de Jehová recibió una transfusión

El niño prematuro fue transfundido por orden de la Justicia a pesar de que la religión de sus padres lo prohíbe. Con 30 semanas de gestación y 1,2 kg, los médicos apelaron al tribunal para mantenerlo con vida.
Comparte

Un bebé prematuro recibió una trasfusión de sangre por orden de la Justicia de Mendoza, ya que sus padres profesan la religión de los Testigos de Jehová, que prohíbe ese tipo de prácticas médicas.

El bebé que nació con 30 semanas de gestación y pesa 1,200 kilogramos debía ser sometido a una transfusión de sangre debido a su crítico estado de salud, según determinaron el viernes pasado los médicos del Hospital Humberto Notti, de la ciudad de Mendoza.

Los padres del niño son Testigos de Jehová, un culto que rechaza la práctica por lo que los médicos acudieron a la Justicia de Familia, informó el diario Los Andes.

La jefa del Servicio de Terapia Intensiva del Notti, Adriana Bobillo, explicó que el pequeño estaba anémico y sufría de una enteritis por lo que no recibía oxigenación en el intestino, lo que hizo peligrar su vida.

Ante esto intervino el Cuarto Juzgado de Familia de Mendoza que emitió una orden para habilitar a los médicos a llevar a cabo la práctica médica.

Tras la transfusión el niño mejoró notablemente su estado de salud y ya no necesita un respirador, aunque aún corre riesgo de vida debido al bajo peso.

Por su parte, la directora de Maternidad e Infancia de la Provincia, Mónica Rinaldi, explicó que es habitual el procedimiento que adoptaron los médicos de acudir a la Justicia cuando la vida del niño comenzó a correr peligro y supieron que los padres son de esa religión.

Si bien, dijo la funcionaria, se evita dentro de lo posible la intervención judicial, aseguró que cuando interviene un juez y da la orden muchos padres se sienten aliviados y liberados de una decisión que contradice sus convicciones religiosas, pero que en caso de no llevarse a cabo pone en riesgo la vida de su hijo.