ENTREVISTA EN UN CANAL DE CÓRDOBA

Un obispo le pidió al Gobierno ocuparse de la crisis y no del aborto

Se trata de monseñor Pedro Torres, quien exhortó a las autoridades a buscar "caminos de superación" y lamentó que, en vez de buscar solución a los problemas, se siga "embarrando la cancha con otras cosas".
Comparte

En una entrevista para el programa “Somos todos periodistas” de Canal C, de Córdoba, el obispo auxiliar de la arquidiócesis, monseñor Pedro Torres, se pronunció sobre la actualidad argentina.

Respecto a la pobreza, el prelado afirmó que los estudios de la UCA están “poniendo una luz roja” sobre un presente muy complejo “y un futuro más complejo todavía”, y consideró que “tenemos que hacernos cargo de que en un país donde no tiramos todos para el mismo lado nunca vamos a superar la pobreza”.

En ese sentido, advirtió que “no se va a solucionar por obras mágicas” sino que necesitamos políticas de Estado y “contagiar un mayor sentido patriótico”.

Como ejemplo mencionó la crisis del dólar que vive la Argentina, y afirmó que “tiene que ver con una falta de confianza, con gente que lleva recursos al exterior, con especulación financiera en vez de una inversión en un país que no carece de recursos”.

“Las crisis financieras del mundo de hoy no son fruto ni de un cataclismo ni de una guerra mundial sino de problemas éticos, de una falta de conciencia ética de la economía al servicio de la persona, de la economía al servicio del bien”, aseguró.

El prelado animó a los argentinos a “buscar realmente, por el bien de la Patria, caminos de superación. No digo parches, sino caminos de futuro, de prepararnos a un tercer milenio donde la Argentina podría ofrecer mucho”, aclaró, porque “tiene mucho para dar”.

“Generar trabajo es una deuda en la Argentina. Generar trabajo genuino, o sea no solamente bien pagado sino dignificante de las personas. Estamos necesitando que reconozcan su inmensa dignidad en tantos sectores de la patria”, manifestó.

En cuanto a la relación entre el gobierno y la Iglesia, explicó que “la función crítica de la Iglesia tiene que estar, y uno si no corrige a los amigos sería triste que solo nos digan las cosas los enemigos”.

“En este momento hay un clima de diálogo y un clima positivo con todas las instancias del gobierno”, reconoció, pero advirtió que “tenemos que pasar del dicho al hecho”, es decir, “pasar de habitantes a ciudadanos, de reclamar sólo derechos y asumir compromisos”.

Finalmente, advirtió que “en vez de buscar solución a los problemas seguimos embarrando la cancha con otras cosas que van como disminuyendo o debilitando nuestro sistema jurídico”. En ese sentido, destacó especialmente el tema de “abrirle paso a la muerte de un inocente, cuando el derecho argentino está asentado sobre el derecho a la vida”.

“Si ese tema también se diluye no solamente es grave en el ámbito de la realización del aborto sino que seguimos debilitando nuestro sistema de estructuras jurídicas que como país tiene que hacernos socios”, concluyó, con una invitación: “Descubrámonos hermanos”.

Fuente: AICA