Una convocatoria que unió a todo el arco cristiano

Por: Sergio Rubin

Comparte

Al igual que ocurrió en la Iglesia católica, la media sanción de Diputados al proyecto que legaliza el aborto obró como un fuerte despertador en la comunidad evangélica argentina. Se trata de un conglomerado que congrega a alrededor del 10 % del total de la población según datos del CONICET y cuatro universidades nacionales de hace una década.   La cifra puede ser engañosa porque si bien representa a más de cuatro millones de personas – lo cual, de todas maneras, no es poco – no da cuenta de que – a diferencia de los católicos – son mucho más practicantes. Y, por tanto, más fieles a los postulados de su religión.

Por eso, el avance del proyecto – con la posibilidad real de su completa sanción en el Senado pese a las previsiones- determinó que en sólo tres semanas las iglesias evangélicas de todo el país organizaran una concentración en el Obelisco “en favor de las dos vidas”. El tema del aborto fue tan aglutinante para ellas que en la reunión en la que se decidió hacerla estaban presentes por primera vez pastores de las comunidades de las 24 provincias. “La verdad es que nos dormimos en este tema un poco y nuestra gente estaba muy preocupada”, dijo a Clarín el pastor Osvaldo Carnival, acaso el principal organizador.

En rigor, la concentración se gestó en el movimiento “Argentina oramos por vos” que surgió en 2001 ante la grave crísis que vivió el país. Pero que persistió hasta la actualidad. Tuvo el soporte de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas (ACIERA), que agrupa a la gran mayoría de las iglesias evangélicas. Más la Federación Confraternidad Evangélica Pentecostal (FECEP), ambas más bien conservadors en esta materia. En cambio, quedó afuera la tercera pata protestante, la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE), que agrupa a iglesias históricas como la metodista y la luterana y es más progresista.

El objetivo fijado para ayer por los evangélicos era ambicioso, máxime porque – decían ellos – no cuentan con una estructura piramidal comno la Iglesia católica: Aspiraban a superar esta vez la concentración de 2003 junto al monumento de los Españoles, en Palermo, cuando predicó el famoso pastor Luis Palau y cantó tal vez en su punto de máxima popularidad el dominicano Juan Luis Guerra. Pero no querían ceñirse a una demostración de poder de convocatoria propia, sino que - acicateados por la gravedad que le atribuyen al aborto – buscaron sumar a los católicos y por supuesto, a las ONG llamadas provida.

En verdad, la concentración de ayer mostró una conjunción de evangélicos y católicos relevante. No es que no haya una buena relación entre ambas comunidades e incluso  compartieron no pocas iniciativas significativas en los últimos años como los encuentros de oración en el Luna Park. Pero la gran apertura que mostraron los evangélicos -siempre molestos con la preponderancia que el Estado le reconoce a la Iglesia católica- a la participación de católicos en la convocatoria de ayer – que incluyó contactos con muchos obispos y el hecho de que varias parroquias de capital y GBA fueron de la partida – cristalizó una convivencia sin precedentes.

Por lo demás, los evangélicos golpearon en lo que más les duele a los políticos en un comunicado previo a la concentración. Tras recordar allí que en los períodos electorales muchos candidatos visitan sus templos para obtener votos, señalaron que instruirán a sus fieles para que no voten a aquellos que votaron a favor de la legalización del aborto.   

Fuente: Clarín y VR