la fazenda de la esperanza

Una experiencia modelo

Comparte

Cuando empezó en Brasil, en 1983, parecía que no tenía futuro. Los pocos adictos de la primera comunidad desertaron al poco tiempo. “La frustración fue grande, pero pensamos que Dios no nos pide resultados, sino que amemos y a  partir de allí hicimos un clic y no paramos de crecer”, dijo Nelson Giovanelli, del Movimiento de los Focolares, uno de los fundadores de la Fazenda de la  Esperanza, durante una reciente visita al país que hizo con el otro fundador, el franciscano Hans Stapel. Casi tres décadas después, la Fazenda de la Esperanza -una de cuyas sedes el Papa Benedicto XVI visitó en 2007 con
ocasión de su visita a Brasilcuenta con 87 comunidades en 14 países (cinco en la Argentina, que pronto serán 11) por las que ya pasaron más de 20 mil adictos y en donde hoy se atienden 2.500. Además de su crecimiento, sorprende el porcentaje de rehabilitados: 87 %. La clave de su éxito: la espiritualidad.