Una pequeña guía sobre Simjat Torá

Por: Daniel Goldman

Una de las fiestas más alegres. Se celebra el estudio permanente y pluralista de las escrituras.
Comparte

El ciclo del año judío abarca una cantidad enorme de conmemoraciones. Mañana se celebra una de las fiestas más alegres del calendario judío, Simjat Torá, cuya traducción del hebreo es “La alegría de la Torá”. Para entender su sentido tengan paciencia, porque hay que ir paso a paso.

* Los judíos rezamos 3 veces al día: mañana, tarde y noche.

* En nuestras oraciones habituales, durante los servicios religiosos matutinos de los días lunes, jueves y sábado leemos la Torá.

* ¿Qué es la Torá? Los primeros 5 libros de la Biblia, o sea Génesis/ Éxodo/Levítico/ Números/ Deuteronomio.

* En todas las sinagogas, que son los lugares comunitarios de oración, se encuentra dentro de un mueble el “Sefer Torá”, un rollo de cuero en el que están escritos a mano, en idioma hebreo, los 5 libros antes mencionados (el trabajo artesanal de escritura lo realiza un especialista llamado Sofer).

* Cada semana se lee pública- mente una porción del Sefer Torá para que escuche y estudie toda la congregación.

* La liturgia judía ha dividido la Torá, para su lectura, en 54 partes llamadas “parashiot”. Estas 54 partes representan aproximadamente una sección para cada semana del año. De modo tal que en el transcurso de un año toda la Torá es leída durante los servicios.

* La lectura final de este ciclo se lleva a cabo en la fiesta de Simjat Torá , en el que se celebra tanto la conclusión del mismo como el inicio de un nuevo período de lectura. O sea que en Simjat Torá se lee la última parte del Deuteronomio, y se inicia la recitación de los primeros versículos del Génesis, indicando así que el estudio de la Biblia nunca concluye.

* La idea de que el estudio de la Torá es permanente se expresa a través del jubiloso ritual, de formar rondas y bailar alrededor del rollo sagrado, característica en esta fiesta. Esta costumbre se denomina “hakafá” o “hakafot” en plural. La danza instruye la noción de que la Torá nos pertenece a todos: religiosos y laicos; varones, mujeres y niños.

* En definitiva: el estudio nos une intelectualmente, la lectura nos vincula comunitariamente, y Simjat Torá nos liga emocionalmente.

Con esta celebración concluimos con el largo período de festividades que comenzó con el Rosh Hashaná/Año Nuevo, el Iom Kipur/Día del Perdón, y Jag HaSukot/fiesta de las endebles cabañas. Así reconocimos todo comienzo, así realizamos el balance de nuestra alma y así descubrimos la fragilidad de los bienes materiales. Que el regocijo alrededor de la Torá nos inspire a descubrir la satisfacción del vivir que se expresa en las diversas dimensiones en la que Dios se nos revela en este nuevo ciclo, inspirándonos a enaltecer la existencia.