en la procesión del nazareno de san pablo

Venezuela: La Iglesia desmintió que cardenal Urosa incitara a la violencia

La Conferencia Episcopal negó que el arzobispo de Caracas atacara al gobierno en su homilía. Ese fue el pretexto que lanzaron quienes lo agredieron a él y a los fieles durante la tradicional procesión del Miércoles Santo.
Comparte

La arquidiócesis de Caracas negó que el cardenal Jorge Urosa Savino incitara a la violencia o atacara con sus palabras al Gobierno Nacional, a través de la homilía pronunciada el pasado miércoles 12 de abril durante la celebración eucarística del Nazareno de San Pablo, en la basílica de Santa Teresa.

Este lunes, la Oficina de Información de la arquidiócesis de Caracas emitió un comunicado a través del cual rechazó la actuación violenta protagonizada por simpatizantes del Gobierno Nacional que irrumpió la Santa Misa presidida por el cardenal Urosa.

En el escrito, la arquidiócesis metropolitana calificó como “hechos violentos” e “inaceptables”, nunca antes habían ocurrido en Venezuela en un templo católico. Precisan que tales actos “profanaron la celebración sagrada en honor de Nuestro Señor Jesucristo Nazareno, y fueron rechazados por los cerca de dos mil feligreses venidos de toda Caracas y de otras partes del país que se encontraban en la basílica”. Añadió de igual modo que “más allá del intento de agresión al cardenal, se profanó en la Semana Santa un acto de culto religioso, profundamente arraigado en la tradición inmemorial de los católicos caraqueños y venezolanos”.

De acuerdo al testimonio de los fieles de la arquidiócesis caraqueña, “dicho grupo estaba en las afueras de la basílica desde tempranas horas de la mañana, y aprovechó la entrada del cardenal Urosa al templo para ingresar todos juntos, sin guardar el orden previsto por las autoridades, y se colocaron detrás del altar mayor. Los acompañaban algunos líderes del oficialismo en Caracas, y actuaron siguiendo un plan por sus características probablemente establecido de antemano. Apenas iniciada la misa y antes de la homilía del purpurado, el grupo comenzó a corear consignas políticas, interrumpiendo con frecuencia la sagrada celebración, y perturbando el orden de la misma. Dicha conducta continuó durante toda la misa, con el rechazo de los fieles. Al final de la Eucaristía, durante el regreso del cardenal a la sacristía protegido por una cadena de fieles, ese grupo comenzó a forcejear, a gritar, empujar y a querer agredir al cardenal, quien fue conducido oportunamente a la sacristía fuera del alcance de insultos y golpes. Luego ese grupo provocó una pelea con algunos fieles que les reclamaron su inapropiada conducta. Finalmente fueron desalojados por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana y de la Policía Nacional.

En el comunicado de la arquidiócesis se rechaza la “intolerable agresión a Cristo Nazareno, a los fieles católicos que allí se encontraban, al carácter sagrado de los templos, al cardenal arzobispo, y a cuantos profesan amor a Cristo y a los pastores de la Iglesia. Exigimos al gobierno nacional cumplir su obligación de proteger la libertad religiosa, así como la integridad física de todos los ciudadanos, promover la convivencia cívica, y garantizar el derecho al culto religioso de los católicos venezolanos”, finaliza.


Fuente: AICA