Celebremos la cruz, la bandera de todos los cristianos

Por: Raúl Rocha Gutiérrez

Comparte

Cada 20 de junio se celebra en nuestro país el Día de la Bandera. Con ello se conmemora, como es ampliamente conocido, el fallecimiento del creador de la bandera argentina, ya que Manuel Belgrano murió ese día, en el año 1820. De más está decir que para todos los argentinos el 20 de junio es un día de fiesta cívica, dado el alto valor simbólico de contar con una bandera que nos cobija a todos los que somos ciudadanos de nuestro querido país, ya sea por nacimiento o por naturalización.

Ahora bien, todos los que somos cristianos, deberíamos celebrar con similar entusiasmo que la cruz, el símbolo que nos une a todos los que creemos en Jesús como el único Hijo de Dios, sea una permanente presencia espiritual que nos guíe, como una bandera espiritual, para que agrademos al Todopoderoso. Con ello no estaremos haciendo otra cosa que agradecerle a Jesús su disposición a morir la peor de las muertes, la de la crucifixión, con tal de posibilitar el perdón de nuestros pecados y nuestro acceso a la vida eterna. 

Debido a todo lo anterior, todos los habitantes del suelo argentino que nos reconocemos como cristianos deberíamos asumir actitudes, y tomar decisiones, que se ubiquen dentro de la voluntad divina. De modo que frente a las numerosas y profundas crisis de nuestro tiempo podamos contribuir con un estilo de vida que refleje nuestra sujeción a los dos grandes mandamientos señalados por Jesús: el del amor a Dios sobre todas las cosas y el del amor al prójimo que tome como medida el amor que nos tenemos a nosotros mismos.

Fue tan importante la cruz de Cristo para los primeros cristianos, que el apóstol Pablo al escribirle a los cristianos de Galacia les dice: “en su cruz, el mundo ha muerto para mí y yo para el mundo” (Gálatas, capítulo 6, versículo 14, Biblia Hispanoamericana. Traducción interconfesional, BH). Y cuando se refiere a los que han caído en el libertinaje, como una mala interpretación de la libertad que trajo Jesús, se refiere a ellos como “enemigos de la cruz de Cristo” (Filipenses, capítulo 3, versículo 18, BH).

Pero lo más importante, sobre todo en estos tiempos de tantos enfrentamientos, es que la cruz ha permitido la reconciliación entre todas las personas que se han dejado guiar por ella a lo largo del desarrollo de la fe cristiana. Así lo expresa contundentemente Efesios, capítulo 2, versículo 16: “Él ha reconciliado con Dios a ambos pueblos por medio de la cruz, los ha unido en un solo cuerpo y ha destruido así su enemistad” (BH). ¡Qué al reconciliarnos con Dios mediante la cruz de Cristo, los argentinos nos reconciliemos también entre nosotros!

*El autor es Dr en Teología, Dr. en Ciencias Sociales, Lic. en Letras. Pastor evangélico.

Videomensaje del Papa al Movimiento Misioneros de Francisco

ENCUESTA DEL MES

¿Cree que las gestiones del Papa serán claves para que se detenga la invasión rusa a Ucrania?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Nuevos Enigmas de la Biblia 3 – Ariel Álvarez Valdés – Editorial PPC

Nuevos Enigmas de la Biblia 3 – Ariel Álvarez Valdés – Editorial PPC

La interpretación del texto sagrado desde nuevos estudios bíblicos

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores