El evangelio como centro de la vida y misión de la Iglesia

Por: Gloria Batalla

Comparte

En una carta apostólica en forma de motu proprio, titulada “APERUIT ILLIS”, publicada el 30 de septiembre pasado, el Papa Francisco instituyó el “Domingo de la Palabra de Dios” que se celebrará cada tercer domingo del Tiempo Ordinario para hacer “crecer en el pueblo de Dios la familiaridad religiosa y asidua con la Sagrada Escritura”, este año 2020 cae el domingo 26 de enero.

El título de esta Carta Apostólica se basa en el pasaje bíblico de San Lucas, del capítulo 24, en el que se describe el gesto de Jesucristo a los discípulos con el cual “les abrió́ el entendimiento para comprender las Sagradas Escrituras”.

En 2019 fue el 50 aniversario de la fundación de la “Federación Bíblica Católica”, y este año 2020, se cumple el 1600 aniversario de la muerte de San Jerónimo, el gran traductor de la Biblia, que intentó convertir las Sagradas Escrituras en un lenguaje cotidiano y “común” para hacer que la Palabra de Dios sea comprensible para la gente sencilla y para todos. El celo por las “Sagradas Escrituras” y hacerla accesible para que puedan familiarizarse les de la convicción de que: “La ignorancia de la Escritura es ignorancia de Cristo”.

La feliz coincidencia de estos dos aniversarios, motivó al Comité́ Ejecutivo de la Federación Bíblica Católica (FEBIC) a animar a sus miembros a celebrar este año 2020 como el “Año de la Palabra de Dios”, para que esto ayude a los pastores y a las instituciones comprometidas en la pastoral bíblica a renovar sus esfuerzos para colocar la Palabra de Dios en el centro de la vida y la misión de la Iglesia.

El Papa expresa en la carta apostólica “Aperuit illis”; “que las comunidades encontrarán una manera de vivir EL DOMINGO DE LA PALABRA DE DIOS como un día solemne. Será importante que, en cada celebración eucarística de ese día, el texto sagrado pueda ser entronizado, a fin de hacer evidente a la asamblea el valor ceremonial que posee la Palabra de Dios” y agrega: “En este domingo, de manera especial, será útil destacar su proclamación y adaptar la homilía para resaltar el servicio prestado a la Palabra del Señor”. Siempre teniendo en cuenta que, “las innegables raíces históricas de los libros contenidos en el texto sagrado, no deben hacernos olvidar este propósito primordial: nuestra salvación”.

“El Concilio Ecuménico Vaticano II dio un gran impulso al redescubrimiento de la Palabra de Dios con la Constitución dogmática “Dei Verbum”. En aquellas páginas, que siempre merecen ser meditadas y vividas, emerge claramente la naturaleza de la Sagrada Escritura, su transmisión de generación en generación (cap. II) su inspiración divina (cap. III) que abarca el Antiguo Testamento (cap. IV y V) y su importancia en la vida de la iglesia (cap. VI). Para aumentar la enseñanza Benedicto XVI convocó, en el año 2008, a una Asamblea del Sínodo de los Obispos sobre el tema, publicando a continuación, la Exhortación Apostólica “VEBUM DOMINI" que constituye una enseñanza fundamental para comunidades. En este Documento en particular se profundiza el carácter perfomativo de la Palabra de Dios, especialmente cuando su carácter específicamente sacramental emerge en la acción litúrgica. Más recientemente el Papa Francisco en “Evangelii Gaudium” (74), expresa la necesidad de “Dedicar concretamente un domingo del Año Litúrgico, a la Palabra de Dios que permita, sobre todo, hacer que la Iglesia reviva el gesto del Resucitado que abre en nosotros el tesoro de su Palabra para que podamos anunciar por todo el mundo esta riqueza inagotable”.

La Biblia no puede ser sólo patrimonio de algunos, y mucho menos una colección de libros para unos pocos privilegiados. Pertenece, en primer lugar, al pueblo convocado para escucharla y reconocerse en esa Palabra. A menudo se dan tendencias que intentan monopolizar el texto sagrado relegándolo a ciertos círculos o grupos escogidos. No puede ser así. La Biblia es el libro del pueblo del Señor que al escucharlo pasa de la dispersión y la división a la unidad. La Palabra de Dios une a los creyentes y los convierte en un solo pueblo.

El Pbro. Jesús Antonio WEISENSEE HETTER, Nuevo Coordinador Regional para América Latina y El Caribe, expresa que: “Este documento, del Papa Francisco tiene una validez invalorable e innegable para los que estamos implicados en el anuncio explícito del Evangelio, adquiere a su vez una nueva dimensión y perspectiva, a partir de este Motu Proprio, por el estilo del Papa Francisco, directo, explícito y concreto de sus afirmaciones, con algún toque sutil de los criterios de discernimiento Ignacianos, …ya que no llena el escrito de citas (queriendo justificar sus dichos), pues en sí solo tiene dos citas de pie de página; a su vez solo menciona a dos santos: San Efrén y San Agustín y se basa esencialmente en la Dei Verbum y en Verbum Domini, que lo considera: “una enseñanza fundamental para nuestras comunidades…”.

En una primera lectura de todo el texto, buscamos ver algunos de puntos que trata “APERUIT ILLIS”: “Un domingo dedicado a la Palabra de Dios, para…revivir el gesto del Resucitado; -Dimensión Ecuménica; - Celebración. Gestos; - La Palabra en la historia de pueblo elegido; - La Biblia genera unidad e identidad; - Homilía. Catequistas; -Discípulos de Emaús; Cristocentrismo; - Misterio Pascual; - La Sagrada Escritura y la fe - Biblia y Eucaristía; entre otros.

Queriendo leer entre líneas, "APERUIT ILLIS", aunque instituye el día de la Biblia dentro del calendario litúrgico, el Papa trasciende esa institución y el documento da la impresión que es UN COMPENDIO (un mini vademécum bíblico, que debería ser complementado con el discurso del Papa a la FEBIC. 2019) respecto a las Sagradas Escrituras en la vida de la Iglesia, donde enfatiza y sintetiza aspectos esenciales del planteo bíblico, enfatizando lo propio y específico de las Escrituras en la vida del creyente. De tal forma que lo específico de la institución del día de la Biblia lo trata solo en dos puntos los y restantes los utiliza para destacar, resaltar, valorar y enfatizar la importancia de la Palabra de Dios tanto en la vida de la Iglesia, como del creyente, todo esto se podría sintetizar en la expresión: “…revivir el gesto del Resucitado…” para que de la misma manera que el Resucitado explicó las Escrituras e hizo arder el corazón de los discípulos, así también toda la Iglesia y cada creyente en particular, pueda por medio de las Escrituras dejarse iluminar, fortalecer y dinamizar con la riqueza que ella es portadora y contiene”.

El Papa Francisco nos invita a “Que el domingo dedicado a la Palabra hagamos crecer en el pueblo de Dios la familiaridad religiosa y asidua con la Sagrada Escritura”, exhorta el Papa quien concluyó citando la enseñanza bíblica del libro del Deuteronomio que indica “la Palabra de Dios está muy cerca de ti: en tu corazón y en tu boca, para que la cumplas”. (Dt. 30.14)

El Papa inicia la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

ENCUESTA DEL MES

¿Qué le pareció la película "Los dos Papas"?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Abrazos que cambian la historia - Comp. Marco Gallo y Ricardo Elía - UCA y Centro Islámico

Abrazos que cambian la historia - Comp. Marco Gallo y Ricardo Elía - UCA y Centro Islámico

Las relaciones islamo cristianas en el pontificado del Papa Francisco se han acelerado como nunca antes en el pasado

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Herramientas para que los adultos puedan responder ante este delito

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores