Día Nacional de la Biblia. Una celebración para católicos y evangélicos

Por: Raúl Rocha Gutiérrez

Comparte

El próximo 4 de noviembre, se van a cumplir quince años de la declaración ecuménica que instauró el cuarto domingo de septiembre como Día Nacional de la Biblia en la República Argentina. Para tomar esta decisión, se tomaron en cuenta dos factores fundamentales. El primero de ellos, que el catolicismo conmemora el 30 de septiembre la muerte de Jerónimo, el traductor de la Biblia al latín conocida como Vulgata, a la cual la Iglesia Católica  declaró como su versión oficial en el siglo XVI.

El segundo, que el protestantismo recuerda que el 26 de septiembre de 1569 se produjo la primera impresión de la Biblia del Oso, la traducción de la Biblia al español realizada por Casiodoro de Reina – curiosamente un miembro de la orden de los jerónimos convertido al protestantismo – la que, a partir de la revisión de otro ex jerónimo, Cipriano Valera, en 1602, se convirtió en la más leída en las iglesias evangélicas.

Ante los problemas tan graves que enfrentamos los argentinos en estos días, la próxima celebración del Día Nacional de la Biblia constituye una excelente oportunidad para que tanto católicos como evangélicos dejemos que las enseñanzas de la Palabra de Dios penetren con toda profundidad en nuestro espíritu. De manera que la Biblia pueda dejar en nuestra vida por lo menos dos grandes frutos.

El primero de esos grandes frutos es el referido a gozar de la felicidad que otorga el vivir de acuerdo con la ética enseñada por la Biblia, lejos de toda corrupción. Como dice Salmos 119:1-3: “Felices los de conducta intachable, los que caminan en la ley del Señor. Felices los que guardan sus mandatos y los buscan con todo el corazón, los que no han cometido mal alguno y marchan por sus caminos” (La Biblia Hispanoamericana. Traducción Interconfesional, BH).

El segundo, tiene que ver con dejar que la Biblia nos equipe “para hacer toda clase de bien” (2ª Timoteo 3:17, BH). De modo especial, brindando atención como “justos” (Mateo 25:37, BH) a nuestros numerosos prójimos que sufren hambre, sed, desnudez, enfermedad o cárcel (Mateo 25:35-36). O sea, haciendo “el bien que Dios mismo nos señaló de antemano como norma de conducta” (Efesios 2:10, BH) a quienes hemos recibido salvación gratuita “mediante la fe” (Efesios 2:8, BH).
Por todo lo dicho, el próximo domingo 22 de septiembre, tanto católicos como evangélicos, nos vamos a encontrar con una nueva posibilidad de dejar que la Biblia nos guíe en nuestra ética y en nuestra solidaridad. Seguramente que si lo hacemos así, vamos a vivir mejor nosotros mismos y, simultáneamente, vamos a contribuir a que exista una mejor Argentina.

* El autor es Pastor y Dr. en Teología y en Ciencias Sociales.

Mons. Ojea convoca a la jornada de reflexión sobre la trata

ENCUESTA DEL MES

¿Considera que los llamados de la Iglesia a la responsabilidad de los dirigentes ante la crisis son escuchados?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

130 pensamientos diarios para los jóvenes - Víctor M. Fernández- Editorial Claretiana

130 pensamientos diarios para los jóvenes - Víctor M. Fernández- Editorial Claretiana

Mediante la exhortación apostólica el Papa trae aliento y esperanza a los jóvenes

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Herramientas para que los adultos puedan responder ante este delito

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores