Entre el cielo y la tierra

Notre Dame o la historia de un pueblo

Por: P. Guillermo Marcó

Además de las ceremonias religiosas, la catedral de París fue también sede de adoraciones de la razón y hasta de un almacén. Napoléón la eligó para coronarse. Lo antiguo y lo novedoso del arte se cruzaron allí.
Comparte

En primer lugar la Edad Media no tuvo nada de oscura como la tildó “La Ilustración”. Las catedrales son el mejor testimonio de esta falsedad. Los templos románicos levantados entre los siglos VI y IX estaban construidos con enormes y gruesas paredes de piedra con algunas ventanas minúsculas en la parte superior. Los maestros constructores de Notre Dame estilizaron las paredes para permitir abrir inmensos ventanales. A tal fin crearon una estructura de arbotantes y contrafuertes que permite que las paredes no se caigan y soporten el peso del techo. El manejo del vidrio y del plomo junto a la técnica del uso de pigmentos crearon los vitrales. La nave se asemeja a dos manos unidas en oración.

Estas catedrales fueron construidas por el pueblo creyente a lo largo de los siglos. Una Iglesia encierra en sus paredes mudas miles de oraciones acumuladas a lo largo del tiempo. Las catedrales fueron construidas para albergar la vida de fe de un pueblo. Allí se nace en el bautismo, se recibe el alimento en la eucaristía, se sale lleno del Espíritu Santo en la Confirmación, nos arrepentimos de nuestros pecados en la reconciliación, se ordenan los sacerdotes y las parejas se unen en matrimonio. Se recibe el último adiós en las misas de cuerpo presente y se despide a los muertos con el sonido de la campana fúnebre.

Ninguna catedral pervive hoy tal y como fue concebida en la Edad Media. Todas ellas han sido objeto de intensas reformas, reconstrucciones, rediseños, saqueos, incendios y destrucciones. Su aspecto actual es fruto de miles de intervenciones y actualizaciones. Para citar solo un ejemplo, la Revolución Francesa inicio una campaña de descristianización, en 1793, con la celebración de un acto litúrgico adorando a la razón, deificada en la catedral de Notre Dame.Luego de ser empleada como almacén, en 1802 se devolvió su uso a la Iglesia católica gracias a Napoleón Bonaparte, quien se coronaría emperador allí dos años después.

Con todo, el templo subsistió en modestas condiciones. En el año 1845 se le encargó a Eugène Viollet-le-Duc la restauración. Como aseguraba LeDuc, tenía por objetivo “recuperar un estado completo” del edificio. Porque “restaurar un edificio no es mantenerlo, repararlo o rehacerlo; es restituirlo a un estado completo que quizás no haya existido nunca”. Una contundente afirmación que abrió la puerta a mantener el estado original, pero también a suprimir aquello que no se adecuara a su transformación, como ocurrió con Notre Dame. En los postulados violletianos el valor de la novedad estaba tan legitimado como el valor histórico. El resultado en Notre Dame -y otros- fue un espléndido falso histórico, una adulteración en la que no se distinguían las partes originales de las añadidas.

Pero no todo se agota en materia patrimonial en la preservación edilicia. Alicia Castillo, presidenta del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), señala que la conservación física es importante, pero no podemos olvidarnos de la conservación inmaterial: “Esa catedral -dice- es parte de la identidad de París, está en el imaginario colectivo. Eso va más allá de la recuperación del edificio; hay que rescatar el imaginario con procesos colectivos para resarcirnos de la experiencia traumática”. La polémica sigue abierta entre la novedad e imitar lo antiguo.









El Banco Vaticano reduce las actividades sospechosas

ENCUESTA DEL MES

¿Cómo debe ser el aporte de la Iglesia al diálogo que propicia el Gobierno?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Enigmas de la Biblia 18 - Ariel Alvarez Valdes - Edit. San Pablo

Enigmas de la Biblia 18 - Ariel Alvarez Valdes - Edit. San Pablo

Intenta dar a conocer la interpretación de los nuevos estudios bíblicos, tal como lo proponen los exegetas y teólogos actuales.

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Herramientas para que los adultos puedan responder ante este delito

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores