Por un enamoramiento integral para un matrimonio sólido

Por: Raúl Rocha Gutiérrez

Comparte

Hace pocos días se celebró una vez más el Día de los enamorados. Y, como sucede todos los años, hubo distintas manifestaciones públicas sobre qué significa estar enamorado por parte de periodistas, psicólogos y pensadores. Dado el interés que suscita este tema, en esta oportunidad quisiera aprovechar este espacio, brindado por “Valores religiosos”, para referirme a lo que propongo denominar “enamoramiento integral”. Así como a la incidencia del mismo en un matrimonio que sea realmente sólido.

Sí, es cierto el adjetivo “integral” ha sido usado mucho en este último tiempo. Hasta tal punto que muchos de los expertos consideran que se ha hecho un abuso del mismo. Sin embargo, las dos acepciones que ofrece el diccionario publicado por la Real Academia Española, “Global, total”, son muy apropiadas para lo que considero debe ser el ideal del enamoramiento. Que para mí es el que se basa no sólo en la atracción física, sino también en la vinculada con lo intelectual y, aun más, con la dimensión espiritual. Es decir, un enamoramiento que incluya todos los aspectos de la naturaleza humana.

En efecto, considero que cuando dos personas dicen estar enamoradas sólo porque se ven atraídas mutuamente por sus virtudes físicas, este enamoramiento tiende a ser poco duradero. Es lo que he observado en tantas parejas que he conocido durante cuatro décadas en el ejercicio de mi tarea como docente o en mi servicio a Dios como pastor. En cambio, cuando las personas se enamoran también de las virtudes intelectuales y espirituales que descubren en quien es objeto de su enamoramiento, este llega a ser mucho más duradero, mucho más estable.

Una estabilidad que resulta fundamental para sostener la experiencia producida cuando los enamorados se casan y se comprometen, delante de Dios y de la sociedad, a llevar adelante un proyecto de vida común junto con sus hijos. Ya que la vida matrimonial no es nada fácil. Todo lo contrario, se trata de un enorme desafío. Desafío que sólo puede enfrentarse con buenos frutos cuando, aunque la belleza de nuestro cónyuge disminuya, sigamos reconociendo su lucidez mental, su bondad, su sabiduría y tantas otras virtudes. Entre las que destaca primordialmente, para los que somos creyentes, su deseo de vivir conforme a la voluntad de Dios.

En estos tiempos de crisis en las familias, que tiene como raíz las crisis matrimoniales, ¡qué bueno sería contar en la sociedad argentina con más matrimonios basados en el enamoramiento integral! No sólo para que los enamorados disfruten de un matrimonio feliz, sino para que críen a sus hijos en el contexto de todos los valores necesarios para propiciar una buena convivencia social.

* El autor es Pastor evangélico. Doctor en Ciencias Sociales, en Teología y Licenciado en Letras.  

Diez tapices originales de Rafael vuelven a la Capilla Sixtina

ENCUESTA DEL MES

¿Cree que esta vez el Congreso aprobará la legalización del aborto?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Abrazos que cambian la historia - Comp. Marco Gallo y Ricardo Elía - UCA y Centro Islámico

Abrazos que cambian la historia - Comp. Marco Gallo y Ricardo Elía - UCA y Centro Islámico

Las relaciones islamo cristianas en el pontificado del Papa Francisco se han acelerado como nunca antes en el pasado

Libro de las gratitudes 2 - Pablo Andinach - Editorial Lumen

Libro de las gratitudes 2 - Pablo Andinach - Editorial Lumen

Textos breves que evocan experiencias, lecturas y encuentros

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores