Entre el cielo y la tierra

La importancia de escuchar la voz de Dios

Por: P. Guillermo Marcó

Si no nos escuchamos a nosotros mismos o al prójimo difícilmente escucharemos al Padre Celestial. Pero necesitamos oírlo porque Él sabe lo que nos pasa y puede iluminarnos.
Comparte

¡Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor!”, reza el Salmo 94.  La experiencia del cura es muchas veces eso, escuchar a Dios y a los hombres. En cuanto a los personas son variados los interlocutores. Hay quienes hablan, solo para escucharse a sí mismos; son aquellas personas que raramente conversan. Para conversar hacen falta dos que hablen y hagan silencio, pero que también se dejen modificar con lo que el otro va diciendo. Las personas que monologan están convencidas de tener razón y entonces el otro se transforma en “público”, alguien que está sentado solo escuchando sin poder intervenir. Me resultan curiosas también aquellas personas que asisten a una conferencia y cuando llega el momento de las preguntas, en vez de hacerlas, realizan una exposición de su pensamiento, que nadie les pidió. Si asistí a escuchar a alguien que sabe de un tema, llegado el momento debería formularle dudas para que me las aclare.

A veces pienso que las personas que hablan en exceso tienen miedo de escucharse a sí mismas. Para escucharse hace falta callarse, pasar un tiempo solo; es en esa soledad sin ruido donde aparecen tantas cosas que rondan nuestro interior. Preocupaciones y temores, recuerdos agradables y dolorosos. Es como tener una habitación a donde fue a parar todo aquello que dejamos de usar, cuentas sin pagar y cosas usadas sin limpiar. Entrar en nosotros mismos de la mano del silencio tiene un efecto sanador; es como ventilar y llevar luz a ese lugar obscuro que está, pero preferimos olvidar.

Cuando papá levantó su oficina del centro dejó cajas de papeles en total desorden en un cuarto de su casa que no usaba. Cuando decidió mudarse había que sacar todo de esa habitación. Con sentido práctico le dije: “quemá todo en la parrilla”. Definitivamente, no entendía la situación. Papá necesitaba revisar esos papeles antes de quemarlos. Se estaba despidiendo de 70 años de trabajo en su empresa. Tenía que hacerlo él. Para mí no significaba más que desorden; para él, una vida.

Hay también cosas no dichas que hay que saber escuchar. ¿Cómo escuchamos la Voz de Dios? De la misma manera que escuchamos a los demás y nos escuchamos a nosotros mismos. Quien hace oídos sordos al prójimo difícilmente escuche a Dios. Quien no quiere escucharse a sí mismo, tampoco oirá lo que Dios tenga para decirle sobre su vida. ¿Para qué sirve escuchar la voz del Señor? Sirve para encontrar una palabra que sea lámpara para nuestros pasos en medio de tantas palabras vanas y huecas.

En medio de la persecución, el Profeta Elias huye a la soledad para escuchar a Dios: “El Señor le dijo: ´Sal fuera y quédate de pie ante mí sobre la montaña´”. En aquel momento pasó el Señor y un viento fuerte y poderoso desgajó la montaña y partió las rocas, pero el Señor no estaba en el viento. Después del viento hubo un terremoto, pero el Señor tampoco estaba en el terremoto. Luego hubo un fuego, pero el Señor no estaba en el fuego. Pero después del fuego se oyó un sonido suave y delicado. Al escucharlo, Elías se cubrió la cara con su capa y salió a la entrada de la cueva. Entonces llegó a él una voz que le decía: “¿Qué haces ahí, Elías?” (I Reyes, 19,11-18). Busquemos su voz y que el Señor nos susurre en una brisa suave lo más importante que necesitamos escuchar: “El nos ama y sabe lo que nos hace falta.

El IDI y Valores Religiosos premian la convivencia interreligiosa

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opina de los proyectos de ley que vulneran el secreto de confesión ante casos de abusos?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

130 pensamientos diarios para los jóvenes - Víctor M. Fernández- Editorial Claretiana

130 pensamientos diarios para los jóvenes - Víctor M. Fernández- Editorial Claretiana

Mediante la exhortación apostólica el Papa trae aliento y esperanza a los jóvenes

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Herramientas para que los adultos puedan responder ante este delito

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores