Entre el cielo y la tierra

La verdad sobre las finanzas de la Iglesia

Por: P. Guillermo Marcó

Una auditoria del Vaticano en el arzobispado de Buenos Aires disparó especulaciones sobre hechos de corrupción. pero el informe solo alude a la falta de adecuación a las normas eclesiásticas.
Comparte

Ser periodista tiene aristas muy variadas y complejas. Según sea su visión del mundo, su educación, sus ideas políticas o religiosas, tendrá una cosmovisión que teñirá sus juicios de por sí subjetivos. La verdad periodística es poder narrar o trasmitir un acontecimiento, algo que ocurre o ocurrió y que puede ser documentado o estudiado desde diversas fuentes lo más objetivamente posible. El vértigo de hoy impide muchas veces por la necesidad de dar una primicia la apreciación correcta de lo que se está denunciando.

Venimos con semanas periodísticamente agitadas. En la pasada nos sacudieron algunos titulares relacionados con la comunidad católica: “Una auditoría del Vaticano advirtió a la curia porteña por manejos con sus inmuebles”, “Escándalo en la Iglesia porteña”, “Operaciones cuestionadas y un poderoso cardenal en la mira”, tituló por caso este diario (los titulares no los pone el autor de la nota). En varios medios se hablaba de beneficios a amigos de algunos sacerdotes involucrados en el proceso de venta y de la liquidación de propiedades del Arzobispado porteño a precio vil.

Sin embargo de un lectura atenta del documento de la “visita fraterna” que realizaron desde Roma surge que lo que se recrimina respecto de las operaciones es la falta de adecuación a las normas canónicas relativas a la actuación del Consejo de Asuntos Económicos y del  Colegio de Consultores y sus correspondientes actas, los  dictámenes periciales y otras formalidades canónicas. Además, recuerda que cuando la operación de venta de una propiedad supera los 300.000 dólares debe pedirse la autorización al Vaticano.

No se cuestiona que la arquidiócesis tenga derecho a hacer las transacciones, sino la forma. Es dable pensar que no hubo un perjuicio económico para la arquidiócesis y hasta que pudo tratarse de transacciones provechosas. Sería curioso que dos curiales romanos estuvieran al tanto de los precios del mercado inmobiliario porteño.

Lo más lamentable de todo quizá sea la filtración de un documento reservado de la Santa Sede por la violación de la discreción debida, por la afectación de las personas allí mencionadas, expuestas ante la sociedad, y el consiguiente daño a sacerdotes de nuestra diócesis que, a pedido del arzobispo, cardenal Mario Poli, dieron su opinión sobre temas económicos, pero no hicieron por su cuenta operación alguna. Y, en fin, por el grave escándalo que ello conlleva. La prensa usó un documento que le llegó desde las entrañas de la Iglesia. Eso es lo grave. Una situación interna de falta de caridad y de prudencia.

Generaciones de cristianos legaron bienes a la Iglesia para que ella los administre o los venda en su provecho. Los bienes se usan para distintos fines, que obviamente son religiosos y caritativos; no son intocables y se ajustan a las necesidades que se van presentando. El aporte de los fieles en las colectas es claramente insuficiente. Ni qué hablar del mínimo aporte del Estado, en cuyo proceso de renuncia se encuentra la Conferencia Episcopal Argentina.

Sin embargo, me surge la pregunta “sinodal” -en referencia al tiempo de escucha interna que está transitando la Iglesia-  sobre el deber y la identidad del sacerdote llamado por Dios para evangelizar y estar al lado del que sufre, para llevar la salvación a tanta gente que espera una palabra de consuelo, para ser testigo del Absoluto. ¿No será tiempo de que una verdadera reforma eclesiástica le devuelva al clero la función que tiene y la curia se llene de laicas y laicos competentes y bien remunerados que hagan el trabajo administrativo y económico?

Mientras era arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio siempre decía que era preferible “pedir perdón que pedir permiso”. Ahora que es Papa, su sucesor, el cardenal Poli, tuvo que pedir perdón por no pedir permiso. Fue solo eso; de ahí a que encabece una banda de corruptos la distancia es enorme.

CLAMOR: El reencuentro de una madre desplazada con sus hijos

ENCUESTA DEL MES

¿Cree que las gestiones del Papa serán claves para que se detenga la invasión rusa a Ucrania?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Nuevos Enigmas de la Biblia 3 – Ariel Álvarez Valdés – Editorial PPC

Nuevos Enigmas de la Biblia 3 – Ariel Álvarez Valdés – Editorial PPC

La interpretación del texto sagrado desde nuevos estudios bíblicos

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores

ARTÍCULOS RECOMENDADOS