Cristo venció. Los cristianos también podemos vencer

Por: Raúl Rocha Gutiérrez

Comparte

Se acerca la Semana Santa, y con ella el recuerdo especial de la muerte y la resurrección del Señor Jesucristo. Que, dentro de las circunstancias actuales, las propias de una terrible crisis mundial, adquiere un sentido de gran profundidad espiritual. Sobre todo, cuando recordamos que Jesús venció tanto en la cruz, cuando completó la misión que le había encargado su Padre, como en su resurrección, cuando demostró que la muerte no podía derrotarlo.

En efecto, conforme el relato del cuarto evangelio, antes de entregar su espíritu, Jesús dijo “Todo está cumplido” (Juan 19:30. La Biblia Hispanoamericana. Traducción Interconfesional. BH). Con esto, el Hijo de Dios estaba señalando que había completado la obra que le había encargado su Padre. Aquella a la que se había referido en su oración sacerdotal (“Yo he manifestado tu gloria aquí, en este mundo, llevando a cabo la obra que me encomendaste”, Juan 17:4, BH). Una obra que estaba llegando a su final mediante la entrega voluntaria de su espíritu (“El Padre me ama porque yo entrego mi vida . . . Nadie me la quita por la fuerza; soy yo quien libremente la doy . . . y esta es la misión que debo cumplir por encargo de mi Padre”, Juan 10: 17ª, 18ª y 18c, BH).

Por otro lado, conforme al primer sermón que predicó el apóstol Pedro, pronunciado el Día de Pentecostés, Dios resucitó a Jesús, “librándolo de las garras de la muerte. Y es que no era posible que la muerte dominase a aquel a quien se refiere David cuando dice: Sentía constantemente al Señor junto a mí, ya que está a mi lado para impedir que caiga” (Hechos 2:24b-25, BH, cursivas propias del original). Este mismo Pedro es quien, en su primera epístola, propone la resurrección de Jesús como la mejor fuente de la esperanza para los cristianos (“Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que, por su inmenso amor y mediante la resurrección de Jesucristo triunfante de la muerte, nos ha hecho renacer a una espera viviente”, 1ª Pedro 1:3, BH).

Así es que, frente a toda la tristeza y la incertidumbre que ha provocado la pandemia, todos los que somos cristianos podemos tener la esperanza de que, de una u otra manera, Dios nos dará la victoria, gracias a la obra mediadora de su Hijo. De aquel que triunfó tanto en la cruz como mediante la resurrección. Y que, por lo tanto, nos permite tener la esperanza de que gracias a su poder actuando en nuestra vida, nosotros también podemos triunfar.

*El autor es Pastor evangélico. Dr. en Teología. Dr. en Ciencias Sociales. Lic. en Letras

Atentado contra Juan Pablo II: El relato de un momento dramático

ENCUESTA DEL MES

¿Cree que deben permitirse oficios religiosos al abierto con más de 10 personas?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Abrazos que cambian la historia - Comp. Marco Gallo y Ricardo Elía - UCA y Centro Islámico

Abrazos que cambian la historia - Comp. Marco Gallo y Ricardo Elía - UCA y Centro Islámico

Las relaciones islamo cristianas en el pontificado del Papa Francisco se han acelerado como nunca antes en el pasado

Nuevos Enigmas de la Biblia 3 – Ariel Álvarez Valdés – Editorial PPC

Nuevos Enigmas de la Biblia 3 – Ariel Álvarez Valdés – Editorial PPC

La interpretación del texto sagrado desde nuevos estudios bíblicos

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores