Miércoles 10.08.2022

ANTE EL DEBATE DEL ABORTO EN EL SENADO

ACIERA: "El embarazo vulnerable que cambió la historia humana"

La mayor alianza cristiana evangélica del país ratifica su posición recordando que "Navidad es vida" e invitando a reflexionar sobre cómo María y José afrontaron aquella situación que dio vida, y marcó un antes y un después en la historia de la humanidad.
Comparte

La Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA), a las puertas de una decisión trascendente en la Cámara Alta del Congreso de la Nación y en relación al proyecto de ley de la legalización del aborto, invitó a reflexionar en un hecho que cambió la historia y que, asegura, "nos compete", frente a la importante decisión que deberán tomar los senadores el 29 de diciembre próximo.

En la reflexión con el título “La Historia del embarazo vulnerable que cambiaría la historia de la humanidad”, ratifica su posición recordando que "Navidad es vida" y contando cómo María y José afrontaron aquella situación que dio vida, y marcó un antes y un después para toda la humanidad.

Texto de la reflexión
María era una adolescente de 16 años. Su vida tenía un rumbo, se iba a casar con un joven llamado José. Tenían planes. Repentinamente, un día, se encontraron con algo que no planearon. De manera inesperada María quedó embarazada. ¿Cómo le contaría a José? ¿Cómo tomaría la noticia su familia? ¿Cómo iba a ser el embarazo? Un mundo de grandes decisiones tenía por delante. Su futuro estaba condicionado por este embarazo no planificado y vulnerable.

Ella creció y vivió en un ambiente social muy difícil. Ser mujer en su época era difícil. Si la gente se llegase a enterar que ella estaba embarazada, no estando casada, la hubieran condenado y apedreado, causándole así la muerte.

José, en esta situación tan complicada, decide abandonarla. La adolescente María está bajo una increíble presión. ¿Creerán su historia? ¿La rechazaran por su condición? Esta historia representa la historia de tantas jovencitas que tienen que enfrentar un embarazo no esperado. Sufrir la soledad. Esa incomprensión, la mirada discriminatoria y el juicio de los que hablan pero no hacen nada para ayudar. ¿Cuál será su suerte? Habrá pasado noches sin dormir, pensando en cómo sobrevivir a esta circunstancia.

Por momentos, pareciera que estoy describiendo una historia de los días que nos tocan vivir. Donde muchas chicas suelen ser abandonadas por su pareja ante un embarazo no planeado. Todos estos y más son los sentimientos y pensamientos de una mujer abandonada en medio de un embarazo vulnerable.

Maria es alumbrada por la luz de la esperanza que le da el coraje de seguir adelante. Ella comprende las palabras recibidas: “Bendita eres” entiende que con la ayuda que Dios nos da, se puede seguir adelante en un mundo de oposición.

María, se convertiría en una mujer de fe. Decide seguir valientemente con su embarazo. Aún sin saber todo lo que las circunstancias y la vida le depararía. Pero con una fuerte convicción de no volver atrás. María estaba decidida, no iba a interrumpir su embarazo.

Milagrosamente, José cambia su postura y decide acompañarla en su decisión. Quizás nunca dimensionaría la incidencia que tendría el hijo que en condiciones totalmente adversas traería a luz.

Si la mayor necesidad del ser humano fuese la educación, Dios nos hubiera enviado un MAESTRO. Si la mayor necesidad del ser humano fuese la tecnología, nos hubiera enviado un INGENIERO. Si la mayor necesidad del ser humano fuese el dinero, nos hubiera enviado un ECONOMISTA. Sin embargo, el hombre necesita Salvarse, porque el hombre sin Dios está perdido por el PECADO. Es por eso que Dios nos envió a Jesús para salvarnos por medio de un embarazo vulnerable. Un embarazo no interrumpido que marcó un antes y un después en la historia de la humanidad. Un embarazo vulnerable que nos dio vida y nos salvó a todos.

Que todos podamos pasar estas Fiestas, principalmente esta Navidad, en Paz. Sin interrumpir la vida.

Recordemos que Navidad es VIDA, estamos por la vida.

Mateo 1.23 “He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel”


Fuente: ACIERA