ante dudas por la gestión en otros países

Bioética: Propuestas interreligiosas para manejar los casos de Covid-19

Los máximos referentes en bioética de las religiones católica, evangélica, judía, musulmana y de los mormones firmaron un documento con principios fundamentales para aplicar en un triage ante un eventual desborde sanitario.
Comparte

Los máximos referentes en bioética de las grandes religiones monoteístas en la Argentina firmaron un documento unificando criterios, fundamentos y acciones a tomar frente al triage (clasificación de pacientes para evaluar las prioridade según los recursos disponibles) en la pandemia Covid-19.

Es la primera vez en la historia del país que prestigiosos bioeticistas del cristianismo, del judaísmo y del islam, establecen una declaración conjunta académica no teológica en esta materia.

El documento manifiesta cuáles son las acciones por tomar y sus fundamentos para una justa y óptima planificación y asignación de recursos sanitarios vitales, pero insuficientes, ante una saturación de casos potencialmente mortales. Situación donde además concurre la urgencia, el hacinamiento, más la angustia física y psicológica.

El Instituto de Bioética de la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires (UCA), dirigido por el presbítero licenciado Rubén Oscar Revello, logró convocar al rabino doctor Fishel Szlajen por el Judaísmo; al imam Marwan Sarwar Gill por el Islam; al pastor licenciado Gabriel Ballerini por las Iglesias Evangélicas; y al élder magister Benjamín De Hoyos Estrada por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones).

“…hemos decidido realizar esta declaración conjunta de manera que resulte un aporte en estos tiempos de pandemia e incertidumbre, sea para toda persona que comparte nuestra mirada, sea para toda persona de buena voluntad que quiera abrirse al diálogo”, resalta el documento.

La relevancia del documento radica en la conjunción de religiones para las normas bioéticas y sus prácticas ante estas situaciones límite, asegurando principios éticos fundamentales también compartidos por la ciencia. Basta recordar lo ocurrido en la práctica médica durante la Segunda Guerra Mundial y los lamentables sucesos de Tuskegee, Willowbrook y Brooklyn, que a pedido de los mismos científicos generaron documentos de bioética fundamentales como el Código de Nüremberg, el Código de Helsinki y el informe Belmont, regulando éticamente la actividad médica.

Es por ello que frente a esta pandemia y habiendo intentos en algunos países de triage con criterios reñidos con los principios humanitarios, este documento resulta imprescindible.


Fuente: AICA / VR