Adelanto de la exhortación postsinodal

Amazonía: El Papa no retrocede y ratifica que habrá curas casados

El documento papal aprueba al parecer en vía excepcional la ordenación sacerdotal de hombres casados que sean diáconos permanentes para afrontar la aguda escasez de curas en la extensa región de la Amazonía. El análisis de Julio Algañaraz en Clarín.
Comparte

Julio Algañaraz (Corresponsal de Clarín)

El Papa Francisco tiene lista la Exhortación Apostólica que recibirán a fin de este mes o primeros días de febrero los obispos del mundo con las conclusiones finales del Sinodo de la Amazonia. El documento aprueba al parecer en vía excepcional la ordenación sacerdotal de hombres casados que sean diáconos permanentes para afrontar la aguda escasez de curas en la región de 7,5 millones de kilómetros cuadrados que comparten nueve países sudamericanos y 35 millones de habitantes. Se trataría de un hecho histórico en la vida de la Iglesia.

En el documento Francisco reitera la vigencia del celibato obligatorio entre los sacerdotes del rito latino, que forman el 90% de los 410 mil curas de la Iglesia.

Si se confirma la “vox populi” del contenido de la Exhortación Apostólica, volverán a estallar las polémicas puestas al rojo vivo en las últimas semanas por la aparición de un libro (“Del fondo de nuestros corazones") en los que Papa emérito Benedicto XVI, Joseph Ratzinger, y el cardenal tradicionalista africano cardenal Robert Sarah, “ministro” del Papa a cargo de la Liturgia, se oponen rígidamente a la apertura aprobada por el Sinodo de la Amazonia, realizado en octubre pasado.

El enfrentamiento entre progresistas y ultraconservadores en la Iglesia ha llevado a una crisis difícil para el Papa porque es evidente que el libro editado en Francia presiona duramente a Francisco para que rechace la solicitud votada por una mayoría absoluta de 128 a 41 de los padres sinodales.

Vaticanistas como Marco Politi sostienen que el Papa ha sido sometido lisa y llanamente a un chantaje.

Otros se preguntan: ¿Cómo podría el Papa no escuchar la solicitud del Sínodo de la Amazonia por una mayoría de dos tercios de la asamblea, “después de insistir tanto en que la Iglesia necesita llegar con los tiempos a ser creíble, consistente, coherente y dar testimonio en el ejercicio de su autoridad legítima”?

El momento es crítico y requiere datos precisos. La propuesta de los padres sinodales, “testigos de la pluralidad de ritos y disciplinas existentes”, considerando “que la diversidad legítima no daña la comunión y la unidad de la Iglesia sino que la expresa y sirve”, propone “que los criterios y disposiciones sean establecidos por la autoridad para ordenar como sacerdotes hombres adecuados y respetados de la comunidad con una familia legítimamente constituida y estable”.

Esos “hombres adecuados” serán elegidos por haber tenido “un fructífero diaconado permanente y reciban una formación adecuada para el sacerdocio a fin de mantener la vida cristiana a través de la predicación de la Palabra y la celebración de los sacramentos en las zonas más remotas de la región amazónica”.

Fue el cardenal arzobispo de Viena Georg Schoenborn, amigo del Papa y enrolado en el área progresista, el que aconsejó a Francisco aliviar la conmoción por la apertura restringiendo la ordenación al sacerdocio a los fieles que ya son diáconos casados.

El documento del Papa que da el “imperium” a las deliberaciones del Sinodo enfatizará que el propósito es que una gran cantidad de comunidades aisladas, muchas indígenas, en un territorio tan vasto, puedan recibir los sacramentos. Actualmente las misas, las confesiones y otras actividades litúrgicas se reducen a las visitas anuales de clérigos de las diócesis que no logran dar una asistencia a las gentes esparcidas en los enormes espacios amazónicos.

El documento no lo dice, pero existe en la Iglesia amazónica la preocupación por el avance decisivo de las religiones protestantes, sobre todo los evangélicos neocatecumentales, que cosechan continuamente prosélitos en perjuicio de los católicos.
Protestas de los ultraconservadores

Los opositores a la apertura afirman que en la práctica permitir el sacerdocio de diáconos casados de los hombres de probadas virtudes al frente de sus familias (los “viri probati”, que existieron en la Iglesia de los primeros siglos), significa metafóricamente abrir las puertas al caos porque la experiencia se propagará después a todos los rincones del catolicismo en el mundo.

Ya en la decisión aprobada por los padres sinodales de pedir el sacerdocio para hombres casados se comentó que una parte de obispos participantes del Sinodo Amazónico estaban “a favor de un enfoque más universal del tema”.

Una frase muy comentada que refuerza la impresión de que el Papa ha decidido aprobar la gran apertura fue la que Francisco pronunció durante la misa matutina de Santa Marta, este sábado. Insistió en la credibilidad, la coherencia y el testimonio como claves para la verdadera autoridad y no como la “esquizofrenia pastoral” de “decir una cosa y hacer otra”.

Toda su vida el Papa argentino defendió el celibato obligatorio como un don para la Iglesia, que debe ser conservado, aunque no se trata de un dogma sino de una ley.

Los ultraconservadores que sostienen que no puede haber “concesiones” en la rigidez del celibato, olvidan que Papas conservadores y tradicionalistas como Pío XII y el mismo Papa emérito Benedicto XVI permitieron el ingreso como sacerdotes católicos con esposas e hijos de clérigos protestantes que se convirtieron en masa al catolicismo.

“Fueron casos excepcionales”, responden los tradicionalistas. El Papa destacará en el documento que están por recibir los obispos del mundo que también la de Amazonia es una excepción y que el celibato obligatorio es “intocable”.
La apertura de la Iglesia en Alemania

Pero es cierto que si el Papa aprueba la apertura del acceso de hombres casados al sacerdocio a la Amazonia, se pondrá en marcha un proceso de reclamo de extensión a otras Iglesias particulares. Todos saben que en Alemania esperan con impaciencia. El “proceso sinodal” abierto por la Iglesia germana desborda de reclamos progresistas, que van desde proclamar que “la homosexualidad es normal” al acceso al sacerdocio de hombres casados, a medidas de fondo para poner en un pie de igualdad a las mujeres, siempre discriminadas en el mundo católico.

El proceso sinodal alemán durará dos años y pondrá en agitación a la Iglesia en todo el mundo a medida que avance. “Lo haremos en comunión con Roma”, afirma el cardenal Reinhart Marx, amigo del Papa y entusiasta de los cambios que deberían contener la pérdida continua de fieles germanos.

Se espera el Papa aprobará en su Exhortación el pedido del documento final del Sínodo de la Amazonia de que las mujeres puedan acceder a dos ministerios hasta ahora reservados a los hombres: el derecho de subir al altar con funciones de acólito o lector. En ambos casos se trata de ayudar a los sacerdotes en las celebraciones y para las féminas implicaría un importante reconocimiento.

También los padres sinodales amazónicos propusieron al Papa crear un nuevo ministerio femenino de “mujer dirigente de comunidad”, que señalaría un gran paso adelante de las tareas religiosas que ya en parte cumplen miles de mujeres que en la Amazonia lideran las comunidades más perdidas en los grandes espacios.

Fuente: Clarín