Miércoles 20.10.2021

OPINION - AUTOR: DANIEL GOLDMAN

Ante la llegada de los días sagrados

Por: Daniel Goldman

Reflexión sobre el significado del mes de Elul y la proximidad del Rosh Hashaná y de Iom Kipur .
Comparte

El día de hoy marca el inicio de un nuevo mes en el calendario hebreo. Este mes se llama Elul, y por casualidad como regla mnemotécnica, los que hablamos castellano jugamos con la idea de “Elul y el úl-timo mes” porque estos son los últimos 30 días del año judío. Este tiempo, acorde con 
nuestra tradición, nos invita a recorrer un camino de elevación espiritual ya que es un período particularmente propicio para revisar nuestra conducta 
cotidiana y desarrollar nuestra capacidad de arrepentimiento y solicitud de perdón. Este último tramo del almanaque se enlaza directamente 
con las conmemoraciones de Rosh Hashaná (Año nuevo) y Iom Kipur (Día del Perdón). En arameo (la lengua vernácula del pueblo judío del cual los 
nombres de los meses fueron adoptados), la palabra Elul significa “búsqueda”. Este vocablo resulta apropiado, debido a que es una época del año en la que indagamos en la profundidad de nuestra alma para mejorar nuestro accionar, reconocer nuestros errores e intentar enmendarlos. Según el 
Talmud, Elul fue el comienzo de un período de 40 días en el que Moisés oró ante Dios para suplicar por el perdón del pueblo después del incidente Becerro de Oro. Elul es el tiempo para comenzar a pedir perdón por daños causados a otras personas. Según la tradición judía, Dios no puede  Perdonarnos por los errores cometidos en contra del otro, hasta que hayamos obtenido el perdón de aquel a quien hemos ofendido. Esta no es una tarea fácil si nunca se la realizó. En definitiva, implica un sano ejercicio para poder superar el accionar de nuestra propia omnipotencia y reconocer que la pequeñez y el egoísmo deterioran la vida armónica que debe primar en los vínculos humanos, en la naturaleza y en el universo. Este sentido profundo de auto-superación involucra
el desarrollo de nuestro propio potencial para descubrir la sublime misión que tenemos en esta tierra, trabajando con esfuerzo para cumplirla en su auténtica dimensión. Que cada día de éste último mes pueda resultar una guía para hacer del resto del calendario mejores jornadas en nuestra existencia.