Jueves 13.06.2024

ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA

Anunciar a Jesús en medio de la ciudad

Por: P. Guillermo Marcó

Octubre misionero. La Iglesia dedica este mes a promover las misiones y apoyarlas de muchas maneras, entre ellas con la oración como lo hacía Santa Teresita del Niño Jesús. Convocatoria en Plaza Houssay.
Comparte

El mes de Octubre se inicia con la fiesta de Santa Teresita del Niño Jesús, una religiosa carmelita que ingresó muy joven al convento y murió también muy joven, a los 25 años, de tuberculosis. Su vida en el convento fue normal. Dejó unos cuadernos con escritos que pidió a su hermana, también religiosa, que quemara cuando ella partiera a su encuentro con el Señor. Pero antes de cumplir con el anhelo de su hermana los leyó y así descubrió el secreto de esta santa. “Mi caminito consiste, no en hacer cosas extraordinarias, sino extraordinariamente bien las cosas más pequeñas”, escribió. Fue la santa de lo ordinario: “Levantar un alfiler del suelo y hacerlo por amor a Dios, adquiere un valor infinito”, decía.

Santa Teresita soñaba con todos los carismas, se carteaba con dos misioneros, quería ir a tierras lejanas para evangelizar, morir por Jesús en el martirio. En una ocasión, reflexionando sobre los carismas, leyendo la carta a los Corintios descubre que puede ser todo eso sin moverse del convento: “El cuerpo místico de la Iglesia necesita el corazón y en el corazón de la Iglesia yo seré el amor”, afirmaba. El Papa Pío XII, en 1927, quiso asociarla a san Francisco Javier como patrona de las misiones.

La Iglesia en el mundo designa al mes que estamos transitando como “Octubre Misionero” porque particularmente en este período quiere promover el espíritu misionero en todo el catolicismo y también un compromiso concreto con las misiones, tanto las que se realizan en nuestro país como en otras partes del mundo a través de 200 mil misioneros.

A partir del impulso del sínodo diocesano, que nos ayudó a repensar la pastoral de Buenos Aires, en cada comunidad se renovarán los gestos de la “Iglesia en salida”. El ejemplo que nos deja Santa Teresita es que todos tenemos que involucrarnos en la tarea misionera. Puede ser desde el anuncio, la oración, la lectura o las redes sociales. Santa Teresa de Calcuta anunciaba el evangelio con gestos: recogía moribundos en Calcuta, los aseaba, anotaba su nombre y rezaban con ellos según su tradición religiosa. Su testimonio valía más que mil palabras.

Los obispos de las diócesis de la zona metropolitana estarán la semana del 17 al 21 recorriendo distintos puntos de la ciudad. Plaza Houssay y la parroquia San Lucas que allí se alza recibirán la visita misionera episcopal en el día de las patronales, el 18. A las 10 de la mañana expondremos solemnemente el santísimo sacramento, hasta la misa de 12,15, que presidirá el arzobispo porteño, cardenal Mario Poli. Luego se expondrá el Santísimo hasta la siguiente misa, a las 17 hrs. Y de nuevo hasta el comienzo de la misa de las 20, la última.

Habrá otros puestos misioneros en la plaza. A las 18.30 se presentará el grupo musical Banuev en el escenario dispuesto en el deck del centro comunitario de la Comuna, pegado a la parroquia. Luego de la misa habrá un festejo con una peña folklórica abierta, donde se presentarán diferentes grupos de jóvenes de la Pastoral Universitaria, entre ellos “TAHUE”.

Todos están invitados a acercarse ese día y ser protagonistas de la misión, rezando por ella frente a Jesús en nuestro templo, confesándose, para acercarse más a Dios, compartiendo tiempo con nuestros pastores con quienes podremos conversar a lo largo del día y nutrirnos de su experiencia de fe, evangelizando y participando del ministerio de la escucha en los distintos puestos en la plaza. Nuestra fe se verá enriquecida en la experiencia de ser “Iglesia en salida” y misionera: “Señor, cinco talentos me entregaste, he aquí cinco más que he ganado con ellos” (Mt 25, 14 30).