crisis en pleno gobierno provisional

Bolivia: Iglesia denuncia corrupción en la gestión de la emergencia

Los obispos se sumaron a las críticas por la compra de respiradores con sobreprecios. Además, piden poner a la salud en primer lugar ante la intención de fijar nueva fecha para las elecciones presidenciales. Instan a "no actuar con cálculos políticos".
Comparte

La preocupación ante la nueva realidad de la pandemia en Bolivia con más de 7.000 infectados por el COVID-19 y el peligro de descontrol en su propagación motivó a la Conferencia Episcopal de Bolivia a presentar su postura en un comunicado leído ante las cámaras por su secretario general, monseñor Aurelio Pesoa.

Una exhortación de los obispos que nace del clima de crispación creado por las presiones políticas para fijar una nueva fecha a las elecciones presidenciales que estaban previstas para el 3 de mayo y que fueron canceladas por la pandemia, a lo que se suman los casos de corrupción en la gestión de la emergencia sanitaria y la inestabilidad un gobierno provisional que se alarga.

Con respecto a las próximas elecciones generales los obispos reiteran – como lo hicieron en un mensaje del pasado 5 de mayo – que si bien fijar una nueva fecha para la celebración de las mismas es importante y necesario, lo es aun más no poner en peligro la salud y la vida de los ciudadanos y garantizar elecciones limpias y transparentes. De ahí la invitación a actuar con racionalidad y esperar hasta el momento en que baje el número de contagios y mejore la situación: “Es una contradicción alentar elecciones mientras crece el número diario de infectados”, dicen.

En este contexto, el Episcopado denuncia “toda actitud y actuación que ponga en peligro la vida y la salud de los demás, especialmente la politización de estos temas para fines electorales”. Para los prelados, es fundamental escuchar a los expertos en salud y elaborar estrategias eficaces para su control. Además, consideran que estas deben ser actuadas con responsabilidad y aplicadas con rigor, aunque puedan no resultar “populares”.

“Llamamos a las autoridades nacionales, departamentales y municipales, a no actuar con cálculos políticos y crear espacios de diálogo y concertación, como también a todos los bolivianos, a actuar con responsabilidad y evitar toda actitud de confrontación”, instan.

Igualmente enérgica es la condena de los obispos ante las irregularidades en la gestión de los recursos destinados a la emergencia sanitaria: “Deploramos y rechazamos la evidente corrupción tan irresponsable e inmoral en la adquisición de ventiladores para salvar la vida de los enfermos”, aseveran, en relación a una compra con supuesto sobreprecio de 170 respiradores a una empresa de España destinados a los hospitales de Bolivia para pacientes críticos con coronavirus. El proceso está en acto e implica a autoridades del Ministerio de Salud.

Los obispos bolivianos también llaman al Poder Judicial a actuar con imparcialidad e independencia política, sin excesos y con eficacia: “Necesitamos un sistema judicial sin temores, oscuridad y servilismo político, que son sus deficiencias tradicionales”.

Un claro llamado a las actuaciones del Tribunal Supremo Federal, del Tribunal Electoral y la Procuraduría general enfrascados en las presiones políticas de quienes aún reclaman la inconstitucionalidad de la anulación de las pasadas elecciones, del gobierno de transición y de quienes piden una nueva fecha electoral.

El mensaje concluye con un llamado del Episcopado a la corresponsabilidad de todos los bolivianos y a la lucha contra la indiferencia y el oportunismo, para garantizar la construcción de “una Bolivia más justa y confiable para todos”.


Fuente: Vatican News