Durante el vuelo a África

Camino a Maputo, el Papa pidió rezar por la tragedia en Bahamas

Durante el tradicional saludo a los periodistas que lo acompañan en el avión, el pontífice invitó a una oración personal por las víctimas de la catástrofe causada por el huracán Dorian en el caribe y por el deseo de “frutos” para la visita a África.
Comparte

Antes de despedirse del cordial giro de saludos con los periodistas, el Papa vuelve a aferrar el micrófono para invitar a una oración personal a los que comparten con él el largo viaje hacia el sur de África. Francisco está informado de la devastación dejada por el huracán, especialmente en las Bahamas – noticias e imágenes hablan de miles de personas sin hogar y muertas a lo largo de las calles sembradas de escombros. Es “pobre gente – dice – que de un día para otro, pierde su casas, pierden todo, incluso la vida”.

El paso de Dorian por América Central recuerda por analogía la franja de muertes y destrucción dejada por Idai y Kenneth entre marzo y abril pasado en Mozambique, la primera escala del Papa en la semana que pasará en el continente africano, que incluye una visita a Madagascar y unas horas en las Islas Mauricio. “Esperemos que este largo camino dé sus frutos”, comenzó diciendo Francisco en su saludo a los periodistas, precedido de las palabras del nuevo director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Matteo Bruni, en el primer viaje en su nuevo cargo.

El Papa se mostró muy familiarizado con las novedades sobre el grupo de colegas a bordo. Dijo que quería rendir un “homenaje” y, por tanto, un “espacio especial” a la colega de EFE (la agencia de prensa española, que celebra su 80 aniversario), que tendrá así la oportunidad, durante la conferencia de prensa en el vuelo de regreso, de dirigir preguntas adicionales a Francisco. El Santo Padre quiso remarcar la ausencia en este viaje de Valentina Azlaraki, periodista de Televisa, decana de los vaticanistas en la Sala de Prensa, que habría alcanzado en esta circunstancia 153 viajes apostólicos. El Papa llamó “una joya” a su último libro sobre las mujeres maltratadas (“Grecia y las otras”, escrito con Luigi Ginami), que – dice – nos hace comprender “el dolor y la explotación de las mujeres hoy”. Con la ausencia de Azlaraki, Francisco concluyó pasando el testimonio a Phil Pullella, el co-decano a bordo, narrador de docenas de viajes papales en la agencia Reuters.

Fuente: Vatican News