celestino aós

Cambiar la Constitución es "indudable", dice un arzobispo

El administrador apostólico de Santiago coincide en que "si no se hacen cambios profundos el estallido va a ser igual o mayor", en referencia a la crisis social. Llamó a actuar sobre las estructuras pero también sobre las personas y a contener al pueblo.
Comparte

El administrador apostólico de la Arquidiócesis de Santiago de Chile, Celestino Aós, afirmó que "es indudable que hay que cambiar la Constitución" al abordar la crisis que enfrenta Chile desde que el 18 de abril se produjo una explosión social con dos millones de personas en las calles exigiendo mayor equidad.

"Si no se hacen cambios profundos, estaremos hablando de maquillaje y volveremos a repetir la misma historia y el estallido va a ser igual de fuerte o mayor", advirtió en entrevista con el boletín mensual Encuentro del Arzobispado de Santiago.

Abogó por cambios estructurales y también de la persona, y aseveró que "es indudable que hay que cambiar la Constitución y ciertas estructuras, pero también es indudable que tenemos que cambiar a la persona que está dispuesta a ir a quemar un bien público o a insultar al otro".

Aseguró que "no podemos quedarnos en la reflexión, hay que hacer cosas. Como cristianos el arma más fuerte que tenemos es la oración" pero "tenemos que hacer lo que podamos en nuestras iglesias. Tenemos infraestructura, locales, salones de catequesis o parroquiales y a veces la gente no tiene otro lugar donde reunirse. Abramos nuestras iglesias, convoquemos a que dialoguen, a que expresen sus sentimientos", dijo.

Partidario de los cabildos ciudadanos "es bueno y es necesario. Si vamos a conformar un Pacto Social tenemos que conversar, dialogar. Nuestras parroquias y locales deben abrirse para un diálogo no sólo de los católicos, porque hay gente que piensa que la moral es de patrimonio de nosotros los católicos y no".

Insistió en que hay "invitar a todas las personas de buena voluntad que quieran participar. No me parece bien segmentar sólo en católicos, porque entre todos debemos buscar la unidad".

Frente a las violaciones a los derechos humanos, el sacerdote franciscano español, designado por el Papa Francisco interinamente tras la renuncia de Ricardo Ezzati, expresó que "los muertos nos duelen. Todos y cada uno de ellos. Y los heridos también. Tanto si llevan uniforme como si no llevan".

Subrayó que "la Iglesia condena toda violencia, la de quienes disparan y la de quienes incendian. El dolor que causa la violencia nos duele. Lo que pedimos es que la violencia cese".

Segundo, pidió que se "investigue y se vean las responsabilidades. Para eso están los tribunales y están estas organizaciones. Hoy día Chile tiene -a diferencia de los 80- una situación diferente pues hay instituciones que están funcionando y a las que se puede recurrir".

En un mensaje a los católicos de Santiago, Aós recalcó "no justificar ninguna violencia, la violencia es mala siempre. Lleva a más violencia. Segundo, hay demandas legítimas que se han de manifestar de una manera también legítima, respetuosa".

Tercero, "tengamos un poco de paciencia. Las flores no nacen en un día. Es un proceso. Pretender que Chile va a cambiar todo y hacerlo todo en un día, más en un momento de nerviosismo, no, hay que hacerlo pero se requiere tiempo y paz. Y lo cuarto es que cada uno piense qué es lo que puede aportar en este momento a Chile. Todos tenemos algo que aportar", concluyó.

Fuente: ANSA