Frecuentes en zonas del conflicto mapuche

Chile: La Iglesia repudia actos de violencia contra lugares de culto

Tras la destrucción en incendios de un templo evangélico y otro católico, el arzobispado de Concepción lamentó el daño infringido contra quienes profesan la fe y reiteró que ese no es el camino para lograr soluciones a "dolorosas situaciones humanas".
Comparte

El arzobispado de Concepción rechazó el ataque incendiario ocurrido la madrugada de este martes en la provincia de Arauco, el cual dejó como saldo una iglesia católica y un templo evangélico destruidos por las llamas.

Por medio de un comunicado, se apuntó que los hechos ocurrido además de “inconducentes, no aportan en nada a la solución de los graves problemas políticos, sociales y económicos que aquejan al país y a la zona de Arauco”.

Asimismo, se añade en la misiva que “solo a través del diálogo se podrán lograr soluciones justas y adecuadas a las dolorosas situaciones humanas de toda índole aún presentes en esa zona del país”.

“Reprobamos estos hechos y lamentamos el daño que se realiza a quienes profesan la fe, que además, hiere un aspecto fundamental del ser humano, la libertad religiosa“, se apunta además en el texto.

En esa línea, expresaron que existe una necesidad de atender “adecuadamente a la población de Arauco quienes, por muchos años, han estado rezagados y no han visto en la práctica un real interés por parte de toda la sociedad chilena frente a su situación de pobreza, marginación y desamparo”.

Por su parte, el representante regional de iglesias evangélicas en el Bío Bío, Héctor Luengo, no dudó en calificar estos hechos como terroristas, mostrándose además preocupado por la impunidad en que -a su parecer- actúan estos grupos y también por la falta de seguridad de las comunidades cristianas.

“A nosotros nos parece muy mal lo desprotegidos que nos encontramos como zona de Arauco (…) Seguimos a expensas del terrorismo”, afirmó Luengo.

Estos atentados a templos, evangélicos y católicos, se han hecho frecuentes en la zona del conflicto mapuche. En algunas ocasiones han quedado huellas que provocan sospechas respecto a sus autores que podrían no ser mapuches y más bien tener la intención de asignarles la responsabilidad.

Más de 25 atentados, con 34 templos destruidos en 2016 fue la cifra más alta alcanzada en un año. Aunque ese número bajó en los años siguientes, estos atentados continúan. A comienzos de febrero de este año, en una noche hubo 4 ataques a templos. Ocurren siempre de noche y a capillas en sectores rurales, mayoritariamente de madera.

Fuente: Agencias