Miércoles 08.07.2020

el caso juanse

Colombia: La Iglesia se suma a las críticas por un aborto de 7 meses

"El aborto es una injusticia que clama al cielo y una gravísima herida a la sociedad", dijeron los obispos en un comunicado. El padre del bebé intentó que su ex novia no aborte pero no pudo impedirlo; ella alegó razones de estudio y trabajo.
Comparte

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Colombia aseguraron que el aborto es una injusticia que clama al cielo, tras conocer la noticia de la muerte de Juan Sebastián Medina, un bebé de casi ocho meses de gestación asesinado “por cuenta del terrible mal del aborto”.

Juan Pablo Medina, padre de Juan Sebastián o Juanse, como llamó a su bebé, no pudo evitar que su novia Angie Tatiana se sometiera al aborto en una clínica de Profamilia, un caso que conmueve a toda Colombia.

Aunque no se sabe exactamente cuándo se realizó el aborto, Medina dijo el 11 de febrero a Blu Radio que se enteró el viernes 7, cuando revisó el expediente del caso por la denuncia penal que había presentado.

En su comunicado con fecha 11 de febrero, los obispos señalaron que “además del dolor de saber que Juan Sebastián ya había superado los sietes meses de gestación y que gozaba de perfecta salud, hemos visto perplejos cómo las instituciones de este país no garantizaron los derechos del padre que con persistencia y tenacidad luchó por la vida de su hijo a través de los conductos pertinentes”.

“Nos unimos al sufrimiento de la familia de Juan Sebastián, especialmente al de sus padres, y al dolor que tantos hermanos sienten por este trágico hecho. Reafirmamos cuanto hemos expresado en nuestros recientes comunicados”, continuaron.

Los prelados recordaron asimismo que “la vida es sagrada, que el aborto es una injusticia que clama al cielo y una gravísima herida a la sociedad, que no es posible construir la paz implantando esta pena de muerte entre los más pequeños e indefensos”.

Por ello invitaron a “todos aquellos que reconocen que se han rebasado todos los límites de toda lógica a que se pronuncien públicamente a favor y en defensa de la vida de todos, especialmente la de los más pequeños y vulnerables. Pedimos a las autoridades que presten oído a este clamor por la vida”.

“Convocamos a todo el pueblo colombiano a realizar jornadas de oración por las víctimas del aborto y para que en Colombia se detenga todo atentado contra el derecho fundamental a la vida. Oremos también por quienes han dedicado su existencia a proclamar y a defender la vida”, concluyeron.

El caso Juanse

El padre del bebé contó que en septiembre de 2019 él y su novia se dieron cuenta del embarazo y que desde entonces siempre la acompañó y estuvo a su lado para lo que hiciera falta. Estuvo a su lado en las ecografías y siempre los médicos les dijeron que el bebé “venía en óptimas condiciones”.

El joven de 25 años explicó que desde finales de diciembre no volvió a ver a su pareja y denunció que el dictamen que permitió el aborto fue enviado por la institución Profamilia.

“En este caso Profamilia envía un dictamen que fue hecho por un ginecólogo y dice que ella está afectada psicológicamente, teniendo en cuenta que quien debe hacer eso es un psicólogo o un psiquiatra y en este caso fue un ginecólogo”, indicó.

Los argumentos de la madre, continuó Medina, para someterse al aborto fueron que ella “quería continuar con su carrera profesional y no tenía los medios económicos para sacar a su bebé adelante, que había terminado la relación conmigo supuestamente hace seis meses y que no se sentía preparada para ser mamá”.

Esto, dijo el joven estudiante de derecho, “es algo absurdo, ¿ella cómo va a decir que había terminado conmigo si hace seis meses yo era la persona que estaba a su lado apoyándola en todo?”.

Medina dijo que debió dejar la carrera momentáneamente para trabajar y así darle lo que hacía falta a su bebé, que fue querido por ambos y de común acuerdo. Dijo que dejó de estudiar porque no podía solventar los estudios y las necesidades de su hijo. “Era una cosa o la otra”, resaltó.

“Voy a volver a retomar mis estudios de derecho porque Colombia necesita muchos abogados que defiendan la vida del más indefenso, de aquel que no puede defenderse”, cerró.


Fuente: ACI