Miércoles 10.08.2022

Una tradición mariana milenaria

Conmemoran el “milagro de la nieve” en Santa María la Mayor

Los fieles romanos celebran el aniversario de la Dedicación de la Basílica Mayor de la capital italiana, la primera iglesia dedicada a la Virgen María en Occidente, en recuerdo del acontecimiento milagroso que tuvo lugar en el verano del año 358 d.C.
Comparte

La ciudad de Roma conmemora este viernes el tradicional “milagro de la nieve” que originó la construcción de la actual Basílica de Santa María la Mayor, el primer santuario cristiano dedicado a la Virgen María en Occidente. Miles de fieles celebraron el acontecimiento durante la Misa Solemne presidida por el Cardenal Stanislaw Rylko para recordar la dedicación de esta basílica mayor de la capital italiana. Y como todos los años, presenciaron durante el rezo del Gloria la lluvia de pétalos de rosa blanca que simulan una nevada.

Este año, romanos y turistas también pueden disfrutar, dentro del patio de la Basílica, de un helado especial llamado "nevada", creado para la ocasión por los maestros heladeros de Antica Gelateria del Corso. Un postre con sabor a limón y cobertura de naranja y jengibre y una nevada de merengue, que incluso el Papa Francisco pudo degustar a la vuelta de su viaje a Canadá, con motivo de la tradicional acción de gracias a la virgen Salus populi Romani (Salvación del pueblo romano).

El icono, conservado en el interior de la Basílica, es una de las imágenes marianas más veneradas de la ciudad y es especialmente querido por el Pontífice, que suele visitarlo antes y después de cada uno de sus viajes. Esta basílica tiene además un significado especial para el Papa Francisco, pues es el lugar que visitó por la mañana del primer día de su pontificado, el 14 de marzo de 2013, para encomendar su ministerio petrino a la Madre de Dios. 

La Solemnidad, que es uno de los eventos más representativos de la tradición romana, fue precedida por un triduo de Misas que se realizaron del 2 al 4 de agosto y fueron presididas por el canónigo de la basílica, Mons. Luigi Veturi. Además, el 4 de agosto por la noche se realizó un concierto a cargo de la “venerable capilla liberiana”, dirigido por el Maestro di Cappella Idelbrando Mura, con música de Pier Luigi da Palestrina, Domenico Bartolucci, Léon Boëllmann y Valentino Miserachs.

Desde el año 1983, el acontecimiento es recordado también con un espectáculo de luces y sonido en la cercana plaza de la Basílica, donde cae una “nevada” artificial. El “milagro de la nieve” se remonta al 5 de agosto del año 358, cuanto el Papa Liberio, así como un patricio romano de nombre Juan y su esposa, soñaron durante la madrugada que la Virgen María les pedía construir una iglesia en el lugar donde encontrarían nieve fresca a la mañana siguiente.

La madrugada en que ocurrió el sueño era pleno verano, cuando las probabilidades de nieve son remotas en la ciudad italiana. Sin embargo, la nevada tuvo lugar milagrosamente en la colina del Esquilino, y en su perímetro se erigió una década después el primer santuario dedicado a la Virgen María en Occidente.

Luego, el Papa Sixto III construyó en el año 431 la Basílica de Santa María La Mayor, tal como se encuentra en la actualidad. De hecho, se trata de la iglesia más grande dedicada a la Virgen María en Roma. Fue construida después del Concilio de Éfeso (431), Concilio en el que se proclamó solemnemente que Nuestra Señora es Madre de Dios.

Fuente: ACI