tras las medidas impuestas por Nueva Delhi

Cristianos y musulmanes se oponen al aislamiento del Cachemira indio

Las autoridades indias aislaron gran parte de la región, dando por cancelada su autonomía, y enviaron tropas de refuerzo al único Estado de la Federación con una población mayoritariamente islámica. Organizaciones cristianas se solidarizaron con el pueblo
Comparte

Organizaciones cristianas participan en reuniones convocadas en todo el país, para solidarizarse con el pueblo de Cachemira, y protestar contra las violaciones de los derechos humanos en el territorio administrado por la India. La Iglesia presbiteriana de Pakistán está organizando una “manifestación pacífica, para protestar contra las atrocidades indias”. Las autoridades indias aislaron gran parte de la región disputada dando por cancelada su autonomía, que hasta ahora era garantizada por la Constitución; Nueva Delhi ya ha enviado miles de tropas de refuerzo al único Estado de la Federación con una población mayoritariamente islámica.

El Rev. Amjad Niamat, presidente de la Presbyterian Ecumenism and Interfaith Harmony Commission, declaró: “Condenamos la medida del gobierno indio de revocar el artículo 370 de la Constitución, que reconoce privilegios especiales al Estado de Jammu y Cachemira, y el artículo 35-A, que prohíbe el derecho a la propiedad para quien no es nativo del territorio. Este es el ataque más grave que se haya dado contra Cachemira desde su anexión a la India, en 1948”. “Nueva Delhi -prosigue Naimat- ha dado muchos pasos atrás, pasando de ser un Estado secular a uno fundamentalista. Pedimos una solución política, democrática, que esté de acuerdo con las resoluciones pasadas de las Naciones Unidas (ONU): la violencia no resolverá absolutamente nada”. 

Farooq Tariq, vocero musulmán del Awami Workers Party (el Partido de los Trabajadores) reclama la desmilitarización de Cachemira y afirma: “Todas las tropas, que pertenecen al ejército indio o al de Pakistán, debieran permanecer alejadas de la región. De la misma manera, rechazamos la oferta del presidente de los Estados Unidos de entablar una mediación en Cachemira. También rechazamos los reclamos de los extremistas religiosos, para quienes Cachemira debiera pasar a formar parte de Pakistán. El territorio tiene una cultura y tradiciones propias, debe ser considerado como una nación independiente”. 

El Prof. Católico Anjum James Paul, presidente de la Asociación de docentes de las minorías pakistaníes, expresa su preocupación por las crecientes tensiones entre la India y Pakistán.  “En ambos países, las minorías no están a salvo, y se encuentran en medio de la locura, nuevamente desatada por la guerra”. El Pbro. Bonnie Mendes, ex secretario ejecutivo de la Comisión Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Pakistaní invoca un referéndum bajo la égida de la ONU para establecer a qué nación corresponde la soberanía sobre Jammu y Cachemira. “Hay que detener la brutalidad en ese territorio. El uso de la fuerza jamás podrá conducir a una paz duradera. Dejemos que el pueblo de Cachemira decida su destino”, declara el sacerdote.

Fuente: Asia News