Protesta cívica bloqueada por el régimen

Cuba: Denuncian represión contra religiosos por la marcha del 15N

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos confirmó actos represivos contra al menos 30 personas vinculadas a los credos representativos de la isla. También constató situaciones de intimidación frente a lugares de culto y sedes episcopales.
Comparte

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) denunció este miércoles actos represivos contra al menos 30 personas vinculadas a distintas religiones durante los acontecimientos que tuvieron lugar alrededor de la marcha cívica contra el Gobierno de ese país el pasado 15 de noviembre.

"La represión contra religiosos se orientó, en algunos casos, desde el más alto nivel", señaló en un comunicado el OCDH.

La Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista advirtió a los sacerdotes Alberto Reyes Pías, Castor Álvarez y Rolando Montes de Oca, todos de Camagüey (centro-este de Cuba), que serían detenidos si participaban en las manifestaciones, indica la nota.

Frente a la sede del Arzobispado de Camagüey se organizó un llamado "acto de repudio", en el que los participantes gritaron las consignas "Viva Fidel" y "Abajo el Imperialismo", informa el OCDH.

El organismo de derechos humanos precisa también que en San José de las Lajas (municipio del norte del país), un operativo de vigilancia policial impidió al pastor evangélico Enrique Fundora Pérez salir de su casa.

Además, la superiora de las Hijas de la Caridad en Cuba, Sor Nadieska Almeida, denunció en sus redes sociales el acoso sufrido por representantes del Gobierno cuando salió a visitar a una amiga, según el comunicado.

La nota del OCDH denuncia que la comunidad laica también fue sometida a actos represivos como cortes de internet y vigilancia en sus domicilios.

Desde el OCDH se elogia el papel de todos los afectados, "que se manifestaron abiertamente y exigieron respeto a sus libertades en Cuba".

El Observatorio recogió 450 actuaciones represivas durante las jornadas de la marcha cívica, entre las que se cuentan cientos de detenciones arbitrarias y 15 actos de repudio.

Dos días antes del 15 de noviembre las autoridades cubanas retiraron las acreditaciones de prensa a los seis periodistas y gráficos que trabajan para la delegación de la Agencia EFE en Cuba, en una acción no justificada y sin precedentes.

Dos fueron restituidas al día siguiente y el Gobierno cubano se comprometió a devolver otras dos "a partir del día 28 de noviembre", así como a conceder el visado de prensa del nuevo delegado de la agencia en el país, solicitado en septiembre.

La presidenta de Efe, Gabriela Cañas, calificó estas medidas de "un pretendido alivio a cuentagotas" y reclamó la recuperación de todas las credenciales de su personal en La Habana.

Fuente: EFE