Misa a 80 años de la muerte de Edith Stein

Czerny en Auschwitz: "No unos contra otros, ya no, nunca"

El prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano le pidió a la copatrona de Europa, víctima del campo de exterminio, por la paz en Ucrania y en el mundo. Recuerdo de esta mujer judía de nacimiento, inicialmente atea, convertida al catolicismo y santa.
Comparte

"Sólo importa una cosa: que, valientes o cobardes, estemos siempre allí donde Dios nos quiere, confiando en Dios para el resto". Esta frase del gran escritor francés George Bernanos es un programa de vida para todo cristiano, independientemente de la fuerza de su fe. El cardenal Michael Czerny lo pone como sello a una atractiva y conmovedora homilía, en la que corren paralelas las historias y destinos similares de la gran Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein y la abuela materna del cardenal, Anna Hayek de Löw.

Historias emblemáticas de las atrocidades de las que es portadora una guerra, toda guerra, y por ello las más justas, según el Prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano, para rezar e invocar el fin de los conflictos en Ucrania y en el mundo, haciéndose eco del grito de Pablo VI en la ONU en 1965: "Nunca jamás los unos contra los otros; jamás, nunca jamás (.. )¡Nunca jamás guerra! ¡Nunca jamás guerra!".

La historia de Edith Stein es bien conocida y el cardenal Czerny repasa las etapas más destacadas de lo que él llama "la lenta obra de la gracia". La primera grieta en ella -judía de nacimiento, inicialmente atea, pero ávida investigadora del pensamiento humano- es el testimonio de una amiga judía convertida al cristianismo, capaz de palabras de serenidad a pesar del dolor de una nueva viudez. Luego, la noche histórica en la que, en casa de un amigo en Bergzabern, encuentra por casualidad y luego devora el libro sobre la vida de Santa Teresa de Ávila. Una circunstancia, dice el cardenal Czerny, que la ilumina de que la tan buscada verdad es de hecho "objetiva, es un 'don', es una persona, es Cristo".

Finalmente la conversión en 1921 y el bautismo el 1 de enero de 1922, los años de enseñanza en los que poco a poco encontró un "equilibrio armonioso entre la fe y la filosofía" hasta su consagración religiosa en la Orden Carmelita, el día en que Edith Stein se convirtió en Teresa Benedicta de la Cruz. El epílogo llegó el 9 de agosto del 42: sacada del convento de Holanda donde había buscado refugio, la futura santa fue deportada a Auschwitz, donde murió en las cámaras de gas el 9 de agosto.

Czerny: Mi familia en los campos de concentración
Alternando la historia de la santa con la de su familia, el prefecto del departamento vaticano revela que comparte con Edith Stein "orígenes judíos, fe católica, vocación religiosa y varias coincidencias con la historia personal de Anna Hayek, mi abuela materna", nacida en 1893 y prácticamente de la misma edad que Stein, que nació dos años antes. Toda la familia de su rama materna, católica de ascendencia judía, vivió la ignominia del internamiento en el campo de Terezín, no lejos de Praga.

El abuelo muere allí, mientras que la abuela y sus dos hijos, tíos del cardenal Czerny, acaban en Auschwitz. Los tíos son asesinados en los campos de trabajo, la abuela sobrevive, pero a duras penas. Enferma de tifus, muere en mayo del 45. Los padres del cardenal también sufren un destino similar: la madre como descendiente de judíos, el padre porque se niega a divorciarse de su mujer, encarcelada ella en Terezín, él en un campo no muy lejano, en Postoloprty.

Dos vidas, una oración por la paz
El responsable del departamento vaticano confiesa que "tener un antecedente así" es "un gran honor" para él y se siente "profundamente emocionado" por celebrar "el 80 aniversario del nacimiento de Edith Stein al cielo, que cae en circunstancias que son especiales este año y que nos instan a recordar el pasado".

Me refiero, dice, a "la guerra de Ucrania y a las demasiadas guerras crueles que hay en varias partes del mundo". Mi abuela, confiesa el cardenal, "todavía no sé dónde fue enterrada" y, sin embargo, "Auschwitz une el testimonio y las reliquias de Santa Teresa Benedicta de la Cruz a la historia y el espíritu de mi abuela, dondequiera que reposen sus restos".

Por eso, continuó, para mí "es muy emocionante celebrar el 80 aniversario de Edith Stein y, al mismo tiempo y en el mismo lugar, el 77 de Anna Löw, llorar a mi abuela y honrarla, pensar en ella reunida con toda la familia y también con Santa Teresa Benedicta". Por "su intercesión", concluye, "rezamos por la paz en Ucrania y en el mundo" y "que aquellos cuya historia personal y familiar es tanto judía como cristiana, contribuyan al necesario diálogo entre nuestras confesiones para vivir como hermanos en nuestra casa común".

Fuente: Vatican News