cardenal destituido por el papa

Desvíos de fondos: Becciu demanda a un periódico por difamación

Acusa al semanario L'Espresso de "masacrar y deformar su imagen como hombre y como sacerdote" y le pide una indemnización que donará a obras de caridad. Asegura que desmanteló las versiones sobre transferencias de dinero a familiares suyos.
Comparte

El cardenal italiano Angelo Becciu, que fue degradado por el Papa Francisco el pasado septiembre, anunció que ha denunciado al semanario italiano "L'Espresso" por difamación debido a varias informaciones publicadas sobre su gestión de los fondos de la Secretaría de Estado.

En una nota, el purpurado, a quien el Papa destituyó como prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y eliminó sus derechos como cardenal, asegura que el semanario, "desde el pasado 24 de septiembre, ha llevado a cabo ininterrumpidamente en relación con mi persona con una serie de acusaciones, todas absolutamente sin fundamento".

Becciu, que fue el poderoso sustituto de la Secretaría de Estado desde 2011 a 2018, explica que en su demanda ha pedido una indemnización de lo que considera enormes daños sufridos.

"La documentación presentada a la Corte prueba la absoluta falta de fundamento de las reconstrucciones publicadas en varias ocasiones por el citado semanario. El derecho y deber de informar nada tienen que ver con lo que se ha escrito sobre mí, en un crescendo de distorsiones de la realidad que deliberadamente han masacrado y deformado mi imagen de hombre y de sacerdote", agrega en la nota.

Añade además que la revista "responderá ante la Justicia por haberle hecho pasar por investigado sin que yo hubiera recibido ninguna comunicación judicial ni del Vaticano ni de la justicia italiana".

El cardenal, que no podrá participar en un futuro cónclave, pero que conserva su título, asegura: "He desmantelado, incluso documentalmente, una a una, las acusaciones, empezando por la más dolorosa de haber desviado fondos, de la Iglesia y de los fieles, a favor de los miembros de mi familia. Hasta el imaginativo complot contra el cardenal Pell, con interferencias ilícitas destinadas a condicionar su juicio".

"Ante el daño global que estas excéntricas investigaciones han causado a mi persona y, lo que es más importante, a toda la Iglesia, se ha pedido una compensación sustancial, que se donará íntegramente a obras de caridad", explica.

Becciu señala que seguirá sirviendo a la Iglesia y "será totalmente fiel al Santo Padre y a Su Misión", pero que gastará toda la energía que le queda "en asegurar que se restablezca la verdad a través de las investigaciones judiciales que he impulsado y que eventualmente me veré obligado a promover también en el proceso penal".

Becciu ha negado que haya habido "transferencia de fondos de la Secretaría de Estado a la disponibilidad privada y personal de sus familiares" y que "nunca se han concertado inversiones de la Santa Sede en las actividades de la empresa familiar del Ángel, relacionadas con la producción de cerveza o su comercialización".

Respecto al caso de los fondos enviados a una mujer de Cerdeña (lugar de nacimiento del cardenal) llamada Cecilia Marogna, para que creara una supuesta red diplomática para defender a las nunciaturas en países de riesgo, el abogado explicó que "se refieren exclusivamente a cuestiones institucionales".


Fuente: EFE