el papa reiteró que quiere visitar irak en 2020

"Dios desatará su ira contra países que hablan de paz y venden armas"

"Esta hipocresía es un pecado", dijo a miembros de Obras de Ayuda a las Iglesias Orientales. Lamentó una Europa que les cierra los puertos a los migrantes y se los abre a barcos cargados de armamento. Ratificó que quiere ir a Bagdad el año que viene.
Comparte

El Papa Francisco advirtió que "la ira de Dios que se desatará con los responsables de los países que hablan sobre la paz y venden armas para hacer las guerras". Y sentenció: "Esta hipocresía es un pecado".

Francisco hizo esas afirmaciones durante su discurso a los participantes en la asamblea plenaria de las Obras de Ayuda a las Iglesias Orientales, al lamentar que Europa cierre los puertos a los migrantes "en busca de esperanza", pero los abra a barcos que cargan con armas destinadas a conflictos.

"La gente que huye, grita en los barcos en busca de esperanza, sin saber qué puertos podrán recibir en Europa, que sin embargo los abre a barcos que tienen que cargar armas sofisticadas y costosas, capaces de producir una devastación", afirmó Francisco.

Estos días, en algunos puertos de Europa se han desencadenado protestas por la llegada del barco Bahri-Yanbu que se ha aprovisionado de material bélico con destino a Arabia Saudí.

Francisco hizo repaso a la situación de algunos países donde opera esta asociación como en Siria, donde, aseguró, la situación "aún es inestable" y se corre el riesgo de una nueva crisis humanitaria.

"Los que no tienen comida, los que no tienen atención médica, los que no tienen escuela, los huérfanos, los heridos y las viudas elevan sus voces", dijo.

Y agregó que a veces piensa que "la ira de Dios que se desatará con los responsables de los países que hablan sobre la paz y venden armas para hacer estas guerras. Esta hipocresía es un pecado".

Deseó además que en Ucrania "la población pueda encontrar la paz", así como que en Tierra Santa se produzcan "los esfuerzos sinceros de todos los actores locales e internacionales para que llegue pronto una pacífica convivencia".

También mencionó Irak, donde a pesar de que aún existen tensiones, deseó visitar en 2020.

"Un pensamiento insistente me acompaña a pensar en Irak, donde tengo la voluntad de ir el próximo año, para poder mirar hacia adelante a través de la participación pacífica y compartida en la construcción del bien común de todos los componentes religiosos de la sociedad".

El Papa ha expresado en varias ocasiones su deseo de visitar ese país para apoyar a los cristianos perseguidos durante todos estos años y viajar a una tierra "que tanto ha sufrido", como expresó en el vuelo hacia Panamá el pasado enero.

Una visita que ha sido aplazada por las condiciones de peligro en el país, aunque el Papa envió la pasada Navidad al secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, quien celebró misa en Bagdad y visitó Qaraqosh, la principal ciudad de la provincia de Nínive durante dos años ocupada por el Estado Islámico, y también estuvo en Erbil, en el Kurdistán iraquí.

Según la Fundación de la Santa Sede Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN, en sus siglas en inglés), la invasión del EI ha provocado el éxodo del 75 % de la mayor comunidad cristiana de Siria y en Irak también la mitad de la población cristiana ha tenido que huir.


Fuente: EFE