Audiencia con la organización de DD.HH.

Dirigentes judíos destacan liderazgo de Francisco en el mundo actual

Al recibir a miembros del Centro Simon Wiesenthal, que le entregaron un documento de Hitler donde habla de la eliminación de los judíos, el Papa denunció el creciente antisemitismo y la amenaza del populismo. Y habló de la necesidad de hacer memoria.
Comparte

Una delegación internacional de 30 miembros del Centro Simon Wiesenthal (SWC), una de las mayores organizaciones judías internacionales de Derechos Humanos, hizo entrega el 22 de junio en el Vaticano al papa Francisco de una copia de un informe original, escrito y firmado por Adolf Hitler, en el que defiende abiertamentela destrucción del pueblo judío por parte de “un gobierno de alcance y fuerza nacional”.

En la carta, Hitler escribió: “Nuestro objetivo final... debe ser la inflexible eliminación de todos los judíos por completo. Ambos son posibles solo bajo un gobierno de alcance y fuerza nacional, nunca bajo un gobierno de impotencia nacional”, afirma el líder nazi en el documento, cuya copia se exhibe en el Museo de la Tolerancia del SWC en Los Ángeles.

“Lo que comenzó como la opinión de un hombre -señaló el rabino Marvin Hier, fundador y director ejecutivo de la SWC- se convertiría en la política estatal de la Alemania nazi 22 años después, lo que condujo al asesinato sistemático de un tercio de los judíos del mundo”.

Tras advertir que “estedocumento muestra el poder de las palabras y es una advertencia para que todos tomen en serio las amenazas de no importa cuál demagogo”, Hier señaló, dirigiéndose al Papa, que “nuestro mundo necesita de su liderazgo ahora más que nunca”.

Francisco, por su parte, denunció la actual ola de antisemitismo y advirtió de que el populismo sigue siendo una amenaza, por lo que animó al SWC a “continuar sirviendo como un puente entre el pasado y el futuro”.

En este sentido, el rabino Hier enumeró al Papa las estadísticas en ambos lados del Atlántico que confirman el aumento del antisemitismo, con violentos crímenes de odio. Francisco, por su parte, agradeció al Centro Simon Wiesenthal que siga protegiendo la memoria del pasado.

Fuente: Agencias