con la fundación centesumus annus

Ecología integral: "Hay que cambiar el modelo de desarrollo global",

Laudato si' no es una encíclica verde sino social, dijo Francisco. Señal{o que aún "el bien común se ve amenazado por actitudes de excesivo individualismo y despilfarro”. Explicó que para revertirlo se necesita una visión ética que se centre en la persona
Comparte

El Papa Francisco dijo que para cuidar la casa común y en consecuencia el bien de la humanidad “la tarea es cambiar el modelo de desarrollo global".

Francisco lo dijo en su discurso a los participantes en la Conferencia Internacional 2019 de la Fundación Centesimus Annus pro Pontifice, que este año se titula «La Doctrina Social de la Iglesia desde sus raíces hasta la era digital: cómo vivir la Laudato Si'»

El objetivo es reflexionar sobre la llamada a la conversión de las mentes y de los corazones, para que el desarrollo de una ecología integral se convierta cada vez más en una prioridad a nivel internacional, nacional e individual.

Avances y desafíos

El Papa puso en evidencia el hecho de que a cuatro años de la publicación de la encíclica hay más conciencia de la necesidad de cuidar nuestra casa común. Dice el Papa: “Estoy pensando en la adopción por muchos países de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas; el aumento de la inversión en recursos energéticos renovables y sostenibles; nuevos métodos de eficiencia energética; y una mayor conciencia, especialmente entre los jóvenes, de las cuestiones ecológicas”.

El Papa también subrayó aquellos elementos que dificultan la toma de conciencia sobre la importancia del cuido de la casa común: “El mal uso de los recursos naturales y los modelos de desarrollo no inclusivos y sostenibles siguen teniendo efectos negativos sobre la pobreza, el crecimiento y la justicia social; además, el bien común se ve amenazado por actitudes de excesivo individualismo, consumismo y despilfarro”. El Pontífice insiste: “La Laudato Si no es una encíclica verde: es una encíclica social. No olviden esto”.

El hombre puede superarse

Ante el tamaño del desafío puede venir la tentación del desánimo. Por eso afirmó: "el ser humano, capaz de degradarse hasta el extremo, también puede superarse a sí mismo, volver a elegir el bien y regenerarse, más allá de cualquier condicionamiento psicológico y social que se le imponga" (LS, 205).

Ante las dificultades y los enormes desafíos, el Papa explicó que lo que se necesita es una conversión, entendida como “un ‘cambio de dirección’, es decir, una transformación de los corazones y de las mentes”. Para el pontífice, se requiere de “una visión ética renovada que sitúe a las personas en el centro, con la intención de no dejar a nadie al margen de la vida. Una visión que une en lugar de dividir, que incluye en lugar de excluir”.

Ecología integral: un llamado y un deber

Para el Papa, la ecología integral es un elemento de la identidad de cristianos, del ser hijos e hijas de Dios, “creado a imagen de Dios y encargado de ser administradores de la tierra (Gn 1, 27.28; 2, 15). Y añadió: “A la luz de esto, la llamada a ser solidarios como hermanos y hermanas y a compartir la responsabilidad de la casa común se hace cada vez más urgente”, porque “la tarea a la que nos enfrentamos es cambiar el modelo de desarrollo global" (LS, 194).

Al final de su discurso, el Papa llamó a los participantes a “contribuir a una profunda transformación en todos los niveles de nuestras sociedades contemporáneas” y “aunque esta tarea pueda asustarnos, os animo a no perder la esperanza, porque esta esperanza se basa en el amor misericordioso de nuestro Padre celestial”. Luego el Papa los encomendó a todos a la intercesión amorosa de María y les impartió su bendición.

Sobre la Fundación Centesimus Annus - Pro Pontifice

Se trata de una organización sin ánimo de lucro con fines religiosos y caritativos, cuyo objetivo específico es colaborar en el estudio y la difusión de la doctrina social cristiana.

La ocasión histórica que dio origen a la idea de crear la Fundación Centesimus Annus – Pro Pontífice fue la Encíclica Centesimus Annus promulgada Juan Pablo II el 1 de mayo de 1991 con motivo del centenario de la Encíclica de León XIII Rerum Novarum.


Fuente: Vatican Media