MARCHAS INDÍGENAS Y TOQUE DE QUEDA

Ecuador: La Iglesia se ofrece a mediar para superar la crisis

Los obispos ecuatorianos dicen que se mantienen abiertos a toda propuesta del presidente Lenín Moreno y de la oposición para colaborar en una solución superadora. Abogan por un diálogo “sereno y respetuoso” de todos los actores sociales del país.
Comparte

El Consejo de Presidencia de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) ratificó este martes su firme compromiso de colaborar en la solución de las tensiones o conflictos que actualmente vive Ecuador con masivas protestas indígenas y declaración de toque de queda por parte del gobierno del país latinoamericano.

En tal virtud, indicó el CEE, que se mantiene abierto a toda propuesta que las partes estimen conveniente y oportuna.

"Hacemos votos para que el diálogo sereno y respetuoso nos permita seguir trabajando por la justicia y la solidaridad que nuestro pueblo espera de autoridades gubernamentales y de todos los actores sociales y políticos", indicó mediante un comunicado.

Tras las medidas económicas en Ecuador por parte del gobierno de Lenín Moreno que han desatado protestas principalmente en Quito y Guayaquil, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana hizo el viernes un llamado a la paz, la justicia y el diálogo.

El paquete económico decretado por Moreno el 1° de octubre, incluye la eliminación de un programa de subsidios al diésel y a combustibles de bajo octanaje como una reforma laboral en la administración pública habidas cuentas de los problemas de liquidez por la que atraviesa el gobierno. Esto desató – horas después – un paro nacional de transportes y una ola de fuertes protestas que terminaron en enfrentamientos con las fuerzas públicas.

En tanto, la Corte Constitucional de Ecuador redujo a 30 días el estado de excepción en Ecuador, decretado por el primer mandatario, tras protestas del gremio de transporte ante la eliminación del subsidio a la gasolina extra y al diésel.

Ante este escenario el episcopado ha recomendado evitar la violencia, en cualquiera de sus formas, porque “impide una visión objetiva de la realidad y pone en serio peligro la vigencia de los derechos que tanto debemos precautelar”.

Los obispos han recordado que “la paz social es el valor fundamental para considerar y hacer efectivos los derechos fundamentales, particularmente de los menos favorecidos, comenzando por el derecho a la vida en todas sus etapas y dimensiones”.

Por otra parte, han sugerido al Gobierno que “las compensaciones sociales deben favorecer a los más pobres”, por tanto “la promoción de la justicia social debe estar en el centro de todas las decisiones estatales y privadas, de tal forma que todo ecuatoriano cuente con las condiciones necesarias para vivir con dignidad”.

“La promoción de la justicia social debe estar en el centro de todas las decisiones estatales y privadas, de tal forma que todo ecuatoriano cuente con las condiciones necesarias para vivir con dignidad”, ha acotado.

“El diálogo hace posible que las diferentes organizaciones asuman el compromiso de buscar el bien común más allá del propio”, es la propuesta desde el episcopado, porque además “el diálogo es el camino más adecuado y eficiente para que los ecuatorianos, especialmente los políticos, empresarios y representantes de los gremios y sindicatos, encontremos nuevos caminos que nos conduzcan hacia un país próspero desde una economía justa y solidaria”.

“Como pastores de la Iglesia Católica, acompañamos al pueblo en sus apremiantes necesidades y oramos por un Ecuador pacífico, justo y equitativo, con pan y trabajo para todos”, finalizaron.

Fuente: Agencias