Por seis votos a favor y tres en contra

EE.UU.: La Corte Suprema avaló subsidios a escuelas religiosas

El fallo impide a las autoridades excluirlas de los programas públicos de subvenciones para el acceso a la educación. Los jueces dieron lugar al reclamo de un grupo de padres del estado de Maine, por considerarlo un caso de "discriminación religiosa".
Comparte

El Tribunal Supremo de Estados Unidos, de mayoría conservadora, aprobó este martes un fallo que impide a las autoridades excluir a las escuelas religiosas de los programas públicos de subvenciones para el acceso a la educación.

El máximo tribunal dio la razón a los denunciantes de un programa del estado de Maine que daba apoyo económico a los habitantes de áreas remotas para que acudieran a escuelas públicas o privadas en otras comunidades, pero excluía de esta posibilidad a los centros educativos religiosos.

El fallo fue aprobado con el voto a favor de los seis magistrados conservadores y el voto en contra de los tres jueces progresistas.

El presidente del Supremo, el conservador John Roberts, esgrimió que el programa de Maine es un caso de "discriminación religiosa" y que promueve una "separación entre la Iglesia y el Estado más estricta de lo que establece la Constitución".

"Los intereses de un estado no justifican las leyes que excluyen a algunos miembros de la comunidad de un beneficio público debido a su religión", afirmó.

Por su parte, la jueza progresista Sonia Sotomayor consideró en una opinión de disenso contra este fallo que la decisión obliga a "subvencionar el adoctrinamiento religioso con el dinero de los contribuyentes".

"Este tribunal está desmantelando el muro de separación entre la Iglesia y el Estado que los artífices de la Constitución lucharon por construir", criticó.

El programa de Maine fue denunciado por dos familias: una que no recibió la subvención por llevar a su hija a un colegio cristiano, y otra que se vio obligada a inscribir a sus hijos en una escuela laica cuando en realidad quería enviarlos a un centro religioso.

Las autoridades de Maine argumentaron que los padres son libres de dar una educación religiosa a sus hijos, pero que el Estado debe promover una educación que "promueva la tolerancia y sea religiosamente neutral".

La ONG Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) lamentó en redes sociales que "por primera vez el Supremo ha exigido explícitamente a los contribuyentes a financiar la educación religiosa en escuelas privadas", algo que "socava la Constitución".

Fuente: Agencias