destituido de los derechos del cardenalato

El cardenal Becciu amenaza con impugnar un cónclave si es excluido

El italiano que enfrenta investigaciones por desmanejos financieros advirtió que si lo dejan de lado en una eventual elección del Sumo Pontífice podría impugnarla, "con todas las implicaciones doctrinales y divisiones en la Iglesia que pudieran derivarse"
Comparte

 El cardenal italiano Angelo Becciu, despojado por el Papa Francisco de sus derechos de purpurado en septiembre pasado, en medio de investigaciones por supuesta corrupción, amenazó con impugnar la elección del próximo pontífice si es excluido del futuro cónclave.

A través de una carta divulgada el jueves a periodistas acreditados en el Vaticano, Becciu planteó que si se le prohíbe la participación en el cónclave como parte de la sanción dispuesta por el Papa podría "impugnar la validez" de la elección del futuro Papa.

En caso de ser excluido del futuro cónclave, la reunión de cardenales en la Capilla Sixtina durante la que se elige al Papa, Becciu podría "impugnar la validez de la elección del Santo Padre, con todas las implicaciones doctrinales que pudiera derivarse de ella, así como las divisiones dentro de la Iglesia que pudieran generarse", amenazó el cardenal.

Con un tono nunca visto antes de parte de un cardenal, Becciu recordó además "los graves problemas económicos que provocaría la convocatoria de un segundo cónclave, ya que es un trámite muy costoso para la Santa Sede".

Becciu, ex "número 3" del Vaticano, fue removido en septiembre de su cargo de prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y despojado de los derechos de cardenal como medida preventiva en una investigación por supuestas irregularidades durante su gestión como sustituto de la secretaría de Estado del Vaticano entre 2011 y 2018.

Entre otras acusaciones, se investiga si Becciu entregó entre 500.000 y 600.000 euros a la laica italiana Cecilia Marogna, titular de una empresa con sede en Eslovenia y experta en seguridad y relaciones internacionales, para iniciar un red de diplomacia paralela en el Vaticano.

Sin embargo, según la investigación de la justicia vaticana, Marogna, actualmente detenida en Milán, se dedicó a comprar carteras, zapatos, cosméticos y accesorios de marcas de lujo, lo que derivó en la acusación por malversación por la que fue detenida hoy.

Marogna planteó en una entrevista con el diario Corriere della Sera que ofreció en 2015 a Becciu crear una "red diplomacia paralela en los países del norte de África y Medio Oriente".

Por otro lado, también hay abierta una investigación contra Becciu por una inversión inmobiliaria, la compra de un edificio en Londres, que produjo un agujero de 200 millones en las cuentas vaticanas.

Además, también está en la mira de los fiscales de la Santa Sede el manejo que hizo el aún cardenal de una serie de fondos para caridad y que habrían terminado en la cooperativa Spes, cuyo propietario y representante legal es su hermano Tonino.

Becciu reclamó que si es excluido de la elección del próximo Papa se "puede afectar la orientación" del resto de cardenales "dentro del Cónclave ".

En la misiva, el cardenal italiano lamentó además haber sido privado de participar en las reuniones cardenalicias, "donde se toman decisiones importantes para la vida de la Iglesia", lo que le ha "aislado" y "vio el mundo derrumbarse sobre él, después de 50 años de honorable servicio eclesial", siendo presentado "ante los ojos del mundo como un 'ladrón', un 'corrupto', un 'hombre de negocios'".


Fuente: Telam