El cura que hace de la sanación un éxito editorial

Por: María Montero

Se trata del argentino Gustavo Jamut. Uno de sus libros vendió 200 mil ejemplares. Explica por qué y cómo es posible la sanidad integral.
Comparte

El padre Gustavo Jamut es, sin dudas, el autor católico argentino más leído de este tiempo. Exponente de la renovación carismática, el interés que alcanzaron sus libros, récords de ventas en los últimos años, es el termómetro de la necesidad de sanación que tienen las personas cuando los miedos, resentimientos o situaciones del pasado dejan heridas que, a la larga, se manifiestan en enfermedades físicas.

Asesor de los grupos de la Renovación Carismática Católica, Jamut fundó la comunidad evangelizadora “Mensajeros de la Paz” con presencia, hoy, en todas las provincias, en EEUU y Canadá. En la ciudad de Buenos Aires tiene un centro de espiritualidad en la parroquia San Roque, con grupos de oración diarios. En la provincia tiene otro en el monasterio San Pablo de la Cruz, en Carmen de Areco, para retiros y jornadas.

“Los psicólogos dicen que hay problemas psicosomáticos, pero también se habla de cómo la ausencia de vida espiritual inf luye sobre la parte psíquica, y por lo tanto sobre el cuerpo. Se trata de desarrollar un encuentro profundo con Dios, presentando nuestras heridas para que El pueda sanarlas”, afirma el sacerdote. Y agrega: “Es increíble, porque cuando uno pide la gracia de perdonarse a sí mismo por los errores cometidos y perdonar a personas que nos han lastimado, pueden sanarse alergias, asma y otras dolencias”.

Para Jamut, la paz exterior sólo puede alcanzarse logrando la interior, fruto de la sanación. “Primero hay que abrirse al amor de Dios y de María para que a través de un proceso de sanación interior podamos crecer en paz”, dice.

--Y ¿cómo es ese proceso?

—Se divide en tres grandes etapas. Primero lo que son recuerdos personales. Momentos difíciles, situaciones que produjeron miedo, dolor, traumas de la vida, cuando uno las lleva a la presencia del Señor, las asume desde Dios, viene una paz nueva. Otra etapa es lo que nosotros traemos desde la gestación, desde el vientre materno. Está comprobado científicamente cómo las emociones de la mamá embarazada influyen en los hijos. En estos encuentros se trata entonces de potenciar todas las emociones positivas que vivió la mamá durante su embarazo a través de ciertos pasajes de la Biblia, como la Encarnación del Hijo de Dios o la visitación de María a su prima Isabel. Después está la herencia intergeneracional. Tratar de ver todas las cosas buenas que en nuestra familia se van repitiendo de generación en generación. En el libro “Seremos bendecidos de generación en generación” –de próxima aparición- trabajo sobre las cosas positivas que traemos heredadas, como una tendencia a la vida espiritual, capacidades artísticas, fortaleza física en ciertos órganos. Y después oramos por las partes de debilidad, sean físicas, emocionales o de tendencias espirituales negativas.

--¿Cómo se sabe cuándo un trauma fue sanado?

--Cuando al recordarlo ya no despierta una emoción negativa. Por supuesto no es de un momento para otro. Se va haciendo en un camino donde Jesús, como terapeuta divino, nos va trayendo esa sanación de los recuerdos.

--¿Es posible lograr la paz interior y una sanidad integral?

Absolutamente. Eso no lo hace el laico, el predicador o el sacerdote. Es la misma persona que al abrirse al amor de Dios, en un contexto comunitario, recibe la gracia de liberarse de algo que lo estaba enfermando.

El mas vendido

Con más de 200 mil ejemplares vendidos, “Rosario de sanación intergeneracional”, del padre Jamut, es uno de los más vendidos de la Editorial San Pablo. Le siguen dos del mismo autor.