FORMACIÓN. UNA PROPUESTA DOCENTE A LA ALTURA DE LOS TIEMPOS

El desafío de formar en la fe

Por: María Montero

Transmitir los conocimientos religiosos a los adolescentes en el mundo de hoy constituye un gran reto. La buena voluntad de los catequistas no alcanza. El profesorado de Ciencias Sagradas ofrece una capacitación profesional, potenciando lo espiritual.
Comparte

La alta participación de chicas y muchachos en actividades religiosas como fue, el año pasado, la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro, con el Papa, parece revelar un gran interés entre los adolescentes y jóvenes por lo religioso. Sin embargo, captar la atención de ellos a la hora de la formación religiosa conlleva un gran desafío que exige apelar a la creatividad y potenciar el ejemplo del testimonio. Lo saben bien los catequistas, que deben instruir a tantos alumnos en los colegios católicos. Con todo, el profesorado en Ciencias Sagradas intenta dar desde la formación sistemática y un mayor empeño en el compromiso misionero, mejores instrumentos para responder a los retos.

“El desafío que presenta el aprendizaje hoy día, siendo responsable de ser formador de docentes, me moviliza a contribuir en un área que está poco profesionalizada”, señala el profesor Sandro Rojas, coordinador de la carrera de Ciencias Sagradas del Instituto Las Nieves. Con ello, pretende que “la espiritualidad del docente cristiano abra espacios y experiencias de justicia y de servicio a los más pobres, que asumen la escuela como un campo de misión, que son sus alumnos, sus familias y también los equipos directivos”.

En la ciudad de Buenos Aires hay solo cuatro profesorados de Ciencias Sagradas. Uno es evangélico, dos pertenecen a congregaciones religiosas católicas –salesianos y maristas- y un único instituto profesional, creado hace casi 20 años, que depende directamente del arzobispado porteño y que funciona en el Instituto Las Nieves, del barrio porteño de Liniers. La diferencia entre un catequista y estos docentes se expresa en la formación. Rojas asegura que “en los catequistas hay mucho amor y buena voluntad, pero la complejidad de los tiempos que vivimos exige que sea un profesional de la educación, que pueda sintetizar los valores del evangelio con la formación integral del alumno como persona en el contexto coyuntural de una realidad que cambia, desafía y provoca”.

El plan de estudios se define en tres áreas a lo largo de los cuatro años que dura la carrera. La propiamente pedagógica, que recibe cualquier docente; la específica, catequística, filosófica y teológica, y las prácticas en contextos insertos, donde los alumnos dan clases en seminarios catequísticos de la provincia de Buenos Aires y en zonas vulnerables como el barrio Rivadavia 1, del Bajo Flores.

En realidad, aclara Rojas, “nos sentimos colaboradores del trabajo que hace el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, en la ciudad a través de la Vicaría de la Educación. Por eso, un rasgo del profesorado es trabajar en estas escuelas, y como sello propio, formar catequistas con un fuerte perfil docente, de acompañamiento al joven en lo que transita y de manejo de las nuevas tecnologías”.

La carrera prepara a los docentes para desempeñarse desde el nivel inicial hasta el nivel medio, tanto en la didáctica de las Ciencias Sagradas como en el acompañamiento personal a través de tutorías y animación de grupos.

“Lo importante en el aprendizaje es la síntesis que queremos ofrecerle de fe y cultura, la cosmovisión evangélica, el diálogo, con la complejidad del tiempo que nos toca vivir”, dice Ester Romano, directora de estudios de la carrera. En ese sentido, agrega que “son tan importantes los conocimientos como la formación en valores que lleven a buscar un sentido trascendente de la vida”. A su vez, Rojas dice que “si bien somos profesionales de la educación hay una dimensión vocacional. Ser catequistas es nuestro modo de amar a esa porción del pueblo de Dios que nos toca acompañar”.

DONDE RECURRIR
La carrera


La carrera de Profesorado en Ciencias Sagradas de la Vicaría de Educación del arzobispado de Buenos Aires se dicta en el Instituto Nuestra Señora de Las Nieves, Ventura Bosch 6662 (altura avenida Rivadavia 11.100), en el barrio porteño de Liniers. Cuenta con validez eclesiástica y oficial. Para obtener información hay que llamar a los teléfonos 4641-4171/2350 o en internet ir al sitio www.lasnieves.edu.ar/