Nota de portada del suplemento VR

Premiaron a quienes tienden puentes entre las religiones

Fue durante un concurrido y emotivo acto en la Casa de la Cultura. El Instituto de Diálogo Interreligioso, el suplemento de Clarín y la Legislatura porteña hicieron el reconocimiento con motivo del Día del Diálogo Interreligioso.
Comparte

Fue una verdadera fiesta de la convivencia interreligiosa, con pasajes emotivos y palabras que tocaron el corazón, que testimoniaron una fraternidad entre hombres y mujeres de fe diversa que es un ejemplo para el mundo, en tiempos de grietas profundas no solo en la Argentina, sino también en muchos otros países. Fue, en fin, un bálsamo. Sucedió con motivo de celebrarse el 9 de agosto el Día del Diálogo Interreligioso, ya que Valores Religiosos, el Instituto de Diálogo Interreligioso (IDI) y la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires entregaron los premios anuales “Jean Luis Tauran” a quienes se destacan por su aporte a la convivencia interconfesional en la Argentina.

La ceremonia –que se realizó en el Salón Dorado de la Casa de la Cultura, totalmente colmado- fue encabezada por los co-presidentes del IDI, el padre Guillermo Marcó; el rabino Daniel Goldman, y el dirigente islámico Omar Abboud; y el editor del suplemento de Clarín y del portal Valores Religiosos, Sergio Rubín. Entre las autoridades presentes se contaron el secretario de Culto de la Nación , Alfredo Abriani; el secretario de Derechos Humanos de la Nación , Claudio Avruj;  la subsecretaria de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Pamela Malewicz; el director general de Cultos de la Ciudad, Federico Pugliese y el diputado Jorge Enríquez. También asistieron el Encargado de Negocios de la Nunciatura Apostólica, monseñor Alexander Rahinia, referentes de los principales credos  y el presidente y el tesorero de la Asociación Civil Trabajar para la Caridad -que promueve Valores Religiosos-, Luis Crego y Sergio Díaz, y el titular de ANDAR, Luis Cejas.

Los premiados fueron los presidentes de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea; de la AMIA, Ariel Eichbaum, y del Centro Islámico, Aníbal Bachir Bakir, por su compromiso interconfesional y por haber suscripto el año pasado una declaración conjunta en favor del diálogo y la convivencia. El secretario general del Episcopado, monseñor Carlos Malfa, que representó a monseñor Ojea, hizo una sentida semblanza del cardenal Jean Luis Tauran -fallecido el año pasado-, que a raíz de su gran testimonio de diálogo con las religiones (fue presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso) los organizadores decidieron que el premio llevara su nombre. Particularmente emotivas fueron las palabras de Eichbaum a pocos días de haberse cumplido 25 años del atentado a la mutual judía que se cobró 85 muertos y cientos de heridos. A su vez, Bachir Bakir destacó el empeño de los argentinos de fe musulmana en la construcción de un país mejor junto a otras confesiones.

También fueron premiados el secretario general de la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA), Norberto Rodríguez; la presidenta de la Confraternidad Argentina Judeo-Cristiana, Martha Antueno, y la pastora de la Iglesia Evangélica del Río de La Plata, Sonia Skupch. Además, la subsecretaria de la comisión episcopal de Ecumenismo y las Religiones, Gloria Williams de Padilla; la directora de la Escuela Hebrea Hatikva, de Salta, Andrea Kohan, y la directora de nivel inicial del colegio Árabe Argentino “Omar Bin Al Jattab”, Soraya Seibaa.

Finalmente fue distinguido con el premio “América en Diálogo” el rabino de la congregación Kol Shearith de Panamá, Gustavo Kraselnik, cuya comunidad albergó en la capital panameña a peregrinos que en enero participaron de la Jornada Mundial de la Juventud que encabezó Francisco.

En la apertura, Abboud destacó el nivel de convivencia que existe entre las confesiones religiosas, en contraste con las divisiones en otros sectores de la vida nacional.  Señaló, admeás, que este tipo de actos no se podría realizar en muchos países.

Luego,. el secreario de Culto consideró que la convivena interreligiosa en el país es una feliz realidad “para exportar” y reveló que en el instituto donde se forman los futuros diplomáticos argentinos se incorportó en el plan de estudios un módulo sobre diálogo interreligioso. A su vez, el secretario de Derechos Humanos destacó la valoración de la sociedad por el aporte de los credos. Y el director de Cultos porteño advirtió que “lo que amenaza la convivencia es  la ignorancia”, pero subrayó como contrapartida los lazos interreligiosos que se dan en Buenos Aires.

El padre Marcó, en tanto, contó que la idea del suplemento Valores Religiosos -del cual es un fundador- la tomó del suplemento católico Alfa y Omega del diario ABC de Madrid, pero abierto a otras religiones. A lo que se sumó el portal y los cursos de diálogo presencial y a distancia.  Por su parte, el periodista Rubín opinó que en tiempos de grieta sería muy conveniente para el país que el espiritu de concordia que caracteriza al ámbito religioso se traslade al mundo de la politica.

Finalmente, el rabino Goldman cerró el acto diciendo que este año el Día del Diálogo Interreligioso cayó en Shabat por lo que el acto se adelantó al martes. El Shabat, dijo, es “un palacio en el tiempo” y que palacio en hebreo se dice “harmón”. Por lo que si le añadimos el nombre de Dios “ia” el vocablo queda Harmonia. Y el diálogo no es otra cosa que el camino para un encuentro armónico entre los hombres.

Fuente: VR