OPINION - AUTOR: DANIEL GOLDMAN

El infierno que el hombre creó

Por: Daniel Goldman

Auschwitz, factoría de la muerte, es muestra de la dimensión inconmensurable de la Shoá.
Comparte

Acabo de caminar por Auschwitz, dando pasos por los lugares del infierno. Vi con mis propios ojos la factoría de la muerte que el hombre es capaz de crear como consecuencia de un liderazgo demente, y bajo el consentimiento y con la colaboración activa de una sociedad supuestamente ilustrada. El positivismo y la tecnología puesta al servicio de lo tanático es la entrada al reino del horror.
Observo en Auschwitz las duchas de las cuales emanaba muerte. A pocos metros, una  vitrina con cientos de miles de zapatos, otra con montañas de valijas, y otra con utensilios, ilustran la dimensión inconmensurable de lo que fue la Shoa, mal traducida como Holocausto.
¿Por qué mal traducida? Porque holocausto remite teológicamente a una ofrenda  voluntaria. En Auschwitz la voluntariedad estuvo ausente. Solo hubo presencia de engaño y perversión. Por eso la intraducible palabra hebrea Shoa es inaplicable a cualquier otra situación, ya que no hay analogía histórica que haya podido
emular tanta depravación. Gran parte de mi familia pereció dentro de esas barracas que cobijan la vergüenza humana cuando el concierto de todas las naciones selló sus bocas,  la ética quedó suspendida, y lo humano abandonó su condición de tal. Junto con mi congregación, Bet El, recorrimos los sitios de la memoria de la Segunda  Guerra Mundial. Compartimos la historia insensata de la persecución, comprendimos el absoluto valor de la resistencia, la omnipresencia de los perpetradores y el hondo  sentido del sufrimiento. En cada espacio elevamos una plegaria por los niños y jóvenes, los ancianos, los padres e hijos, los religiosos y seculares, los iletrados y sabios que  fueron masacrados simplemente por su condición judía, y nos comprometimos a que sus benditos recuerdos sean mantenidos hasta la eternidad, de modo tal que el “nunca más” adquiera la trascendencia sagrada de la memoria.