ISLAMICOS. LA IMPORTANCIA DE APRENDER DE LA DIVERSIDAD.

El Islam es paz y comprensión

Por: Firas Elsayer (Centro Islamico de la Rep Arg)

Aunque el terrorismo no tiene color ni religión, una pequeña ola de “islamofobia” ha comenzado a desafiar la tolerancia en una sociedad amplia y pluralista como la nuestra. El Corán exalta el bien común, la solidaridad y el entendimiento.
Comparte

Una de las razones de la convivencia pacífica en la Argentina es la propia idiosincrasia del país, formada con el aporte de inmigrantes de culturas y religiones diversas.
Últimamente ha surgido una pequeña ola de islamofobia que ha comenzado a desafiar, o al menos a poner en tela de juicio, la tolerancia por parte de algunos individuos de una sociedad que, como la nuestra, suele aceptar la diversidad. Comentarios y opiniones de algunas personas desde su ignorancia que podrían traer como consecuencia una estigmatización de los ciudadanos musulmanes. La mejor manera de luchar contra ello es la unidad y solidaridad entre todos los ciudadanos.

Debemos crear espacios donde se pueda compartir y aprender de toda diversidad. No hablar del otro sino con el otro sinceramente. No hablar de “diferentes” sino de “diferencia”, y ver a ésta como enriquecedora. Y, de tal manera, no quedarnos solamente con aquello que recibimos a través de algunos medios y/o redes sociales.
Esto lo comprende perfectamente el papa Francisco, quien declaró hace pocos días, en su vuelo de regreso a Roma desde Cracovia: “Creo que no es justo identificar al Islam con la violencia, esto no es justo y no es verdadero”.

Es el mismo concepto que los musulmanes venimos comunicando cuando se consuman hechos de violencia en cualquier parte del mundo.

El Islam es paz, justicia y comprensión, y desde hace 14 siglos tiende puentes de diálogo con todas las culturas y religiones.



El Corán exalta el encuentro y la interacción entre todos los pueblos de la Tierra para conformar una comunidad donde prevalezcan el bien común, la solidaridad y el entendimiento.
Dice el capítulo Al-Huyurat o “Los Aposentos”, 49:13: «Oh, humanos! Os hemos creado a partir de un hombre y una mujer, y [de su descendencia] os congregamos en pueblos y tribus para que os conozcáis unos a otros. En verdad, el más honrado de vosotros ante Dios es el más piadoso. Ciertamente Dios es Omnisciente y está bien informado de lo que hacéis».

Hay que tener en cuenta que algunos medios de comunicación muchas veces transmiten un mensaje confuso al momento de informar, generando miedo –que “vende” más– y provocando divisiones en la sociedad.

Muchas veces informan atrocidades en nombre del Islam, pero no aclaran que el Islam no es sinónimo de violencia y que el terrorismo no tiene ni color ni religión. Que, además, los musulmanes en diferentes partes del mundo islámico también han sufrido ataques terroristas –como en las capitales europeas– y la sangre derramada es injusta donde sea, siendo las víctimas las primeras en sufrir las consecuencias pero, claro está, no las únicas.

Recientemente, Luis Speranza, quien se desempeñaba como coordinador de Relaciones Interjurisdiccionales del Municipio de Chacabuco, en la provincia de Buenos Aires, propuso “bombardear todo lugar donde se sospeche que hay algún musulmán”. Demostró así una actitud repudiable y discriminatoria, denotando un pensamiento genocida en sus inadmisibles y agraviantes declaraciones, considerando que la población que profesa el Islam asciende en el planeta a 1.600 millones de personas, lo que equivale al 23.2% de la humanidad.
Las personas que comulgan con creencias o ideologías que importan un absoluto desprecio por la vida del prójimo y los derechos humanos promueven una actitud inaceptable. Y más intolerable resulta todo cuando las palabras provienen de quienes ejercen funciones o cargos públicos, en cualquiera de sus ámbitos o esferas.

Es menester abortar de inmediato cualquier tipo de actitud que convoque o incite a la violencia, y por lo tanto resulta evidente que las desafortunadas declaraciones de Speranza se inscriben en un con- texto de lo que se conoce como islamofobia.

La Argentina siempre ha sido una nación tolerante con la diversidad social, cultural y religiosa. Y aún sigue siendo mucho más que ello: un país integrador.
Integrar, dice la Real Academia Española (RAE), significa “completar un todo con las partes que faltaban”.

SEMINARIO EN EL CIRA

De los omeyas a los otomanos

El Centro Islámico de la República Argentina (CIRA) realizará un seminario de ocho jornadas sobre el arte y la arquitectura del Islam clásico: “De los omeyas a los otomanos”.

El estudio abarca una temática amplia: desde los palacios del desierto, el universo arquitectónico abasí en Bagdad y Samarrala, la mezquita de Córdoba, las de Toledo, la giralda de Sevilla, los edificios y arte mameluco en Jerusalén, Damasco y Alepo, hasta los mausoleos indios, la famosa Mezquita Azul, las sinagogas de Eu- ropa Central y las construcciones de Estados Unidos, el Caribe y Sudamérica. En cada una de las jornadas se les entregará el material de estudio a los asistentes.

Este seminario fue declarado de interés cultural por la Legislatura porteña y está a cargo del profesor Ricardo Elía, secretario del Centro Islámico. Se extenderá hasta el 27 de septiembre, todos los martes, a partir de las 19. La inscripción se efectúa en la Secretaría del CIRA, de lunes a viernes de 9.30 a 17.30. Se brindan informes en el teléfono 4931-3577 (internos 102 y 104).