EL ISLAM EN LAS LETRAS

El legado en la literatura y la filosofía

Comparte

Uno de los primeros escritores que tomaron el modelo del filósofo musulmán fue Baltasar Gracián con su novela El Criticón (1651-1657).

En 1708, el arabista de la Universidad de Cambridge, Simon Ockley, realizó una traducción directa al inglés del texto árabe. Esta nueva versión llevó a Daniel Defoe a inspirarse en el relato de Ibn Tufail para escribir su Robinson Crusoe en 1719, considerada la primera novela en lengua inglesa. Luego apareció Zadig o el Destino (1747) de Voltaire.

En 1761, se publicó en Londres un anónimo con el curioso título de La vida y aventuras sorprendentes de Don Antonio de Trezannio, que fue autodidacta y vivió cuarenta años en una isla deshabitada en las Indias Orientales.

También inspiró el Emilio o De la educación (1762) de Jean-Jacques Rousseau. El filósofo francés del Siglo de las Luces explica allí cómo el individuo puede conservar su bondad natural mientras participa de una sociedad corrupta, y sostiene que el ser humano es bueno por naturaleza.