UN TEMA RECURRENTE EN SU PRÉDICA

El Papa advierte que el diablo es como un "león furioso"

"Todos podemos caer en la tentación", alertó en su catequesis durante la audiencia general. Y destacó que el Padre Nuestro "se asemeja a una sinfonía" contra el maligno.
Comparte

El Papa advirtió que el diablo es como un "león furioso" y que "todos" son susceptibles de "caer en la tentación" en la audiencia general de este miércoles en la que ha reflexionado sobre la oración del Padre Nuestro.

"No basta pedir a Dios que no nos deje caer en la tentación, sino que debemos ser liberados de un mal que intenta devorarnos. La oración cristiana es consciente de la realidad que le rodea y pone al centro la súplica a Dios, especialmente en los momentos en el que la amenaza del mal se hace más presente", dijo Francisco.

El pontífice aclaró que con la doble súplica dentro del Padre Nuestro 'no nos abandones' y 'líbranos' se evidencia que se trata de "una oración filial" y "no una oración infantil".

"No está tan exaltada por la paternidad de Dios como para olvidar que el camino del hombre está lleno de dificultades", destacó el pontífice.

Así constató que solo del perdón de Jesús surge "la paz" que -según subrayó es "más fuerte que todo mal".

"Jesús experimenta todo el dolor del mal. No sólo la muerte, sino la muerte en una cruz. No sólo la soledad, sino también el desprecio. No sólo malicia, sino también crueldad. Esto es lo que es el hombre: un ser lanzado a la vida, que sueña con el amor y la bondad, pero que luego expone continuamente a sí mismo y a sus semejantes al mal, hasta el punto de que podemos ser tentados a la desesperación del hombre", puntualizó.

“Así el Padrenuestro se asemeja a una sinfonía que pide ser cumplida en cada uno de nosotros. El cristiano sabe lo subyugante que es el poder del mal, y al mismo tiempo experimenta lo mucho que Jesús, que nunca cedió a sus halagos, está de nuestro lado y viene en nuestra ayuda”, agregó.

Fuente: Europa News