A DOS DÍAS DE SU INAUGURACIÓN

El Papa consagra el Sínodo de la Amazonía a San Francisco de Asís

Lo hizo en el marco de una celebración por la fiesta en honor del “poverello” en los Jardines Vaticanos, donde también plantó un árbol como símbolo de la conversión a la ecología integral. Hubo danzas y cantos de representantes de los pueblos originarios.
Comparte

El Papa consagró el Sínodo sobre la Amazonía a la intercesión de San Francisco de Asís, en el marco de una celebración por la fiesta en honor del “poverello” que se realizó este viernes en los Jardines Vaticanos.

“San Francisco de Asís es ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral”, afirmó el pontífice citando su encíclica Laudato si’ sobre el cuidado de la Creación.

La ceremonia estuvo marcada por cantos, danzas y gestos simbólicos de representantes de los pueblos originarios de la Amazonía, y por las reflexiones del cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, y del relator general del Sínodo, cardenal Claudio Hummes.

En el acto los representantes de los pueblos originarios y misioneros de origen indígena realizaron un rito en el que bailaron descalzos en círculo, ataviados con los trajes de sus comunidades, ante una representación de la Tierra y los símbolos del agua, tierra y semillas.

El Papa fue obsequiado con esculturas y artesanía, como un collar que le pusieron, y rehusó sentarse en el sillón reservado y prefirió hacerlo junto al resto de cardenales y obispos.

El árbol fue plantado, detalló Vatican News, con tierra tomada de lugares simbólicos: “Tierra del tiempo de la creación del mundo, tierra de la Amazonía rica en cultura y tierra de la Amazonía bañada en la sangre de los mártires, tierra proveniente de la India para recordar a las comunidades mundiales más vulnerables a la crisis climática y tierra que representa a los millones de refugiados y migrantes, con tierra representativa de los proyectos de desarrollo sostenible en el mundo y tierra ‘sedienta de justicia y paz’, con tierra proveniente de lugares donde hay tráfico de personas y de los lugares del ‘Fridays for Future’ en representación de los jóvenes católicos de la generación de la Laudato si’, y también con la tierra de lugares franciscanos”.

Tras la entonación del “Cántico de las criaturas”, el pontífice acompañado por dos representantes de pueblos originarios, Ednamar de Oliveira Viana y José Cristo de Oliveira, y por el cardenal Hummes y el cardenal Lorenzo Baldisseri, procedieron a plantar un árbol de Asís en el corazón de la Iglesia Universal, como símbolo de la conversión a la ecología integral.

En la conclusión de la celebración simbólica, el Papa rezó un Padrenuestro y se despidió de los cardenales y demás personas presentes.

En Sínodo para la Amazonía, que concluirá el próximo 27 de octubre, participarán 185 de los llamados padres sinodales, los únicos que pueden votar, entre ellos 113 que provienen de la región Panamazónica que ocupa un territorio de nueve naciones (Guyana francesa, República Cooperativista de Guyana, Surinam, Venezuela, Colombia, Ecuador, Brasil, Bolivia, Perú).

Además participan 80 expertos y auditores y doce invitados especiales, como ex secretario general de la ONU Ban Ki-moon y el subdirector general del departamento de Clima, Biodiversidad, Tierra y Agua de la FAO, René Castro Salazar,

En los debates intervendrán representantes de los indígenas como el presidente del Congreso de Organizaciones Indígenas Amazónicas (Venezuela), José Gregorio Díaz Mirabal; Patricia Gualinga, defensora del pueblo Kichwa de Sarayaku, una comunidad en la Amazonía ecuatoriana, o Tapi Yawalapoti, que representa a las 16 tribus de Alto-Xingo, en la región de Mato Grosso, en Brasil

El número de mujeres que participan en las obras del Sínodo es de 35 -2 invitadas especiales, 4 expertos (dos son religiosas), y 29 auditoras, de las que 18 son monjas. Ninguna de ellas con derecho al voto.

Fuente: Agencias