evento organizado por el vaticano

El Papa convocó a la humanidad a firmar un Pacto Educativo Global

Tras advertir la "catástrofe educativa" que deja la pandemia, afirmó que "un mundo diferente es posible". Animó a escuchar a las generaciones jóvenes y a incluir en su formación a familias, comunidades, escuelas, universidades, religiones y gobernantes.
Comparte

El Papa Francisco convocó a la humanidad a firmar un "pacto educativo global" con eje en los más desposeídos y en el cuidado de la Tierra para crear "un mundo diferente".

"En la actual situación de crisis sanitaria, llena de desánimo y desconcierto, consideramos que es el momento de firmar un pacto educativo global para y con las generaciones más jóvenes, que involucre en la formación de personas maduras a las familias, comunidades, escuelas y universidades, instituciones, religiones, gobernantes, a toda la humanidad", dijo el pontífice en un mensaje enviado al evento organizado por la Congregación para la Educación Católica realizado en la sede de la Pontificia Universidad Lateranense de Roma.

Allí sostuvo que "un mundo diferente es posible y requiere que aprendamos a construirlo, y esto involucra a toda nuestra humanidad, tanto personal como comunitaria".

Francisco comenzó su discurso haciendo notar que debido a la pandemia "muchos niños y adolescentes se han quedado atrás en el proceso natural de desarrollo pedagógico".

El Papa se hizo eco de la expresión utilizada por algunos organismos internacionales que hablan de "catástrofe educativa" y señaló que "aproximadamente diez millones de niños podrían verse obligados a abandonar la escuela a causa de la crisis económica generada por el coronavirus, aumentando una brecha educativa ya alarmante, con más de 250 millones de niños en edad escolar excluidos de cualquier actividad educativa".

Para el Papa, "esta situación ha hecho incrementar la conciencia de que se debe realizar un cambio en el modelo de desarrollo".

En ese marco, convocó a "poner en el centro de todo proceso educativo formal e informal a la persona, su valor, su dignidad, para hacer sobresalir su propia especificidad, su belleza, su singularidad y, al mismo tiempo, su capacidad de relacionarse con los demás y con la realidad que la rodea, rechazando esos estilos de vida que favorecen la difusión de la cultura del descarte".

Entre los ejes del pacto, Jorge Bergoglio propuso "escuchar la voz de los niños, adolescentes y jóvenes a quienes transmitimos valores y conocimientos, para construir juntos un futuro de justicia y de paz, una vida digna para cada persona".

Además, se refirió a "fomentar la plena participación de las niñas y de las jóvenes en la educación" y a "tener a la familia como primera e indispensable educadora".

Para Francisco, otro de los puntos del pacto educativo es "educar y educarnos para acoger, abriéndonos a los más vulnerables y marginados", según señaló en su intervención, televisada en streaming por la Santa Sede.

En su mensaje, convocó a un compromiso "a estudiar para encontrar otras formas de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso, para que estén verdaderamente al servicio del hombre y de toda la familia humana en la perspectiva de una ecología integral".

En el último punto de mensaje, el Papa llamó a "salvaguardar y cultivar nuestra casa común, protegiéndola de la explotación de sus recursos, adoptando estilos de vida más sobrios y buscando el aprovechamiento integral de las energías renovables y respetuosas del entorno humano y natural, siguiendo los principios de subsidiariedad y solidaridad y de la economía circular".

"Ante esta dramática realidad, sabemos que las medidas sanitarias necesarias serán insuficientes si no van acompañadas de un nuevo modelo cultural", justificó Bergoglio en su convocatoria durante el evento convocado originalmente para mayo pero luego pospuesto por la pandemia de coronavirus.

Tras la participación del Papa, el argentino José María del Corral, fundador y director mundial de la fundación pontificia Scholas Occurrentes, destacó el llamado del pontífice y planteó que "no habrá futuro si no consideramos a nuestros jóvenes un presente".

Durante su participación en el evento, Del Corral recordó los orígenes de Scholas cuando Bergoglio era arzobispo porteño, y planteó que la fundación "nació reuniendo jóvenes judíos, musulmanes, cristianos, jóvenes de escuelas públicas y privadas, todos juntos participando de una misma aula, de un aula sin paredes”.

Fuente: Agencias