Cercanía con una familia de Roma

El Papa llama a una madre que perdió un hijo en un accidente

Francisco había recibido una carta de una mujer que le contaba su desgracia. En los días siguientes ella recibió varias llamadas de un número desconocido, pero no atendió. Hasta que lo hizo y era el pontífice. "Hablar con él fue una caricia", contó.
Comparte

El Papa Francisco llamó por teléfono a una madre que perdió a su hijo de 21 años en un accidente de tráfico. La llamada telefónica del Papa a la señora Cinzia Desiati, madre de Fabrizio, fue el domingo pasado, fiesta de San Joaquín y Santa Ana.

Según relató el diario digital interris, la señora –que vive en Roma- le escribió una carta al Santo Padre en la que describió cómo estaba su familia tras la muerte de su hijo de 21 años ocurrida el 5 de octubre de 2019 en un accidente de tráfico.

La señora Cinzia relató que el domingo por la tarde recibió en su teléfono celular una llamada de un número desconocido del que “había estado recibiendo una llamada durante días, pero nunca respondí a tiempo” y que, finalmente, cuando respondió, escuchó una voz que dijo: “soy Papa Francisco”.

“Estaba muy emocionada, no me lo esperaba, pero pensé que era una broma y así se le dije al Papa, quien me respondió que todos piensan que es una broma cuando llamo”, narró.

En la carta que le envió a Francisco al inicio del mes de julio, la señora Cinzia incluyó una foto de su hijo y expresó su deseo de encontrarlo.

Durante la llamada, el Santo Padre le dijo que tenía delante de él la foto de Fabrizio, se interesó por su estado anímico y el de su esposa y por cómo había sido la vida del joven, y le dijo que “esas desgracias no deberían suceder”.

La mujer le contó que esta tragedia trastornó la vida de todos ellos y que su marido había perdido la fe, ante lo cual el Papa le respondió que lo entendía y que “es normal que esto suceda”.

Para Cinzia, el Papa entendió la actitud de su esposo sin condenarlo debido al fuerte dolor que sentía.

Luego, le preguntó al Papa cuándo será posible encontrarlo y este le respondió hasta que ello ocurra “rezo y rezaré por su familia, y ustedes, deben rezar por mi” y ella dijo que así lo hará.

Cinzia dijo que tras la llamada siente que la serenidad volvió a su rostro. “Papa Francisco me dio tanta alegría. Hablar con él ha sido una caricia, como si la hubiera hecho Fabrizio”, señaló.

Y concluyó: “Tuve una sensación maravillosa, me devolvió la sonrisa a mis labios, que no había sentido desde el 4 de octubre”.

Fuente: ACIprensa