Miércoles 24.04.2019

francisco reflexionó sobre el fútbol

El Papa: No sirve saber patear si después no se acepta errar un penal

Que el deporte no pierda la dimensión de juego, rogó el Papa, porque "si la alegría sucumbe al deseo del éxito o al desprecio del adversario, significa que se abandonó el auténtico espíritu competitivo", explicó.
Comparte

"Mantengan en ustedes la alegría de jugar y difúndanla en quien observa o hincha por ustedes; sean conscientes de que el estilo con que afrontan el deporte representa un modelo para sus coetáneos y puede influir, positivamente o no, en su modo de actuar".

Es la exhortación dirigida por el Papa Francisco a los participantes del encuentro promovido por la Liga Nacional de Aficionados en el 60°aniversario de fundación.

Durante su discurso pronunciado en la Sala Clementina, el Santo Padre aseguró que el fútbol es “al mismo tiempo una ocasión de entretenimiento, de crecimiento interpersonal y de maduración individual”.

El pontífice recordó que ‘diletante’ significa “el que se deleita, se divierte” por lo que exhortó a los jóvenes deportistas a recordar siempre -también si más adelante se convierten en profesionales- que “la alegría es el alma del juego y si dentro de ti la alegría sucumbe al deseo del éxito o al desprecio de los adversarios, significa que has dejado de jugar y has abandonado el sano espíritu competitivo, que es el más auténtico de toda confrontación deportiva”.

Por ello, afirmó en audiencia en el Vaticano, "tengan cuidado de incluir en el tejido social, mediante las mil relaciones que viven en el ámbito de la actividad deportiva, un espíritu de solidaridad y de atención a las personas, en el que su Liga se inspira en modo loable y explícito".

“Hay muchas cualidades que debe tener un buen jugador, porque de poco le valdría saber darle bien al balón, o superar a los adversarios, si luego no puede discutir con calma con el árbitro… o no aceptase que se ha equivocado tirando un penal”, expresó.

Por otro lado, Francisco invitó a los padres a jugar con sus hijos en familia. “Por favor, cuando en la familia se pierde la capacidad del juego con los hijos, se pierde también una dimensión muy importante”, advirtió el Papa quien animó a que también pueden predicar con el ejemplo que “el juego no es solamente en el estadio, en el momento del partido, sino que va más allá, abarca también a las familias”.
 

 
Fuente: ANSA / ACI